Dejen de buscar la explicación en quienes sufrimos bullying
Noemí López Trujillo
6010

Mi caso es bastante parecido. Desde tercero aguantando a los alfas de la clase. Yo iba a lo mío. En octavo la cosa ya fue a peor, y me dieron una patada en la entrepierna de gratis, y me dejaron tirado al lado de la taza del water.

Yo no decía a nadie nada. Mi tío, se entero de la situación y el entrenaba a kick boxing, entre otras cosas. Empecé a ir al garaje de mi abuela, que es muy amplio, y me entrenó a base de ostias, sangre y fuego. Recibía mas allí que en el colegio con creces.

A los dos meses, el alfa de la clase, que me había estado dando mano 4 años, recibió dos puñetazos, y semi insconsciente le revente la cara contra el pupitre. Resultado, 1 semana expulsado, nadie se podía creer como aquel niño tan callado y que le gustaban los ordenadores y videojuegos había cometido tal acto. Resultado segundo. Nadie más JAMAS me volvió a tocar un pelo de la cabeza. El tío con la mascara del zorro (nariz rota) y tres dientes. Mas los ojos morados obviamente. Y aún en ese estado tan patético, el niño mierdas que en su día fue un abusón, había probado su merienda por primera vez. Jamás se me olvidará esa cara de perdedor cuando se encontraba conmigo en clase. Yo jamás me reí de el, pero ese día aprendió una lección para la vida. Has probado tu medicina, pedazo de carroña infecta.

Años despues descubrí otra lección, la violencia es el arte supremo del entendimiento. Jamas hagas daño a otro, y si te ofende vete. Pero si te pretende poner la mano encima, tengo 20 maneras diferentes de que muerdas el polvo.

En esta vida hay ganadores, y hay perdedores. Solo tú eliges en que bando quieres estar. El patio del colegio no es diferente.

Yo por eso tampoco quiero tener hijos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.