El extraño mundo de Jack (o cómo hacer una columna en 6 tuits… de los nuevos)

Instrucciones de lectura: Esta columna está integrada por 5 tuits de los nuevos, es decir, de 280 caracteres. Y tú decides cómo la lees. Puedes solamente leer los espacios escritos en negritas, armados bajo la limitante de 140 caracteres, o la versión ampliada, con un tope de 280 caracteres.

A Twitter le avergüenza ser lo que es. Se nota porque hace todo por dejar de serlo. Como ahora que cambia 140 caracteres por 280. Ve su fortaleza como su debilidad. Jack quiere parecerse a Mark. Twitter quiere ser FB. La brevedad era su fortaleza. Hoy la ha condenado a muerte.

Jack se equivoca. La brevedad es clave para eventos en vivo. Era preferible ver poco de muchos que más de los mismos. Twitter siempre fue escanear y seguir. Acciones rápidas para mensajes breves. Ahora estará lleno de grasa. De tuits que provocarán sobrepeso informativo.

La gente en Twitter tenía que ser creativa. La brevedad era un código de comportamiento. Pero ahora los tuits serán libertinos. Nos llenaremos de columnistas aficionados. De un peor uso del español, del inglés y hasta del chino. Incluso las tías compartirán oraciones al Señor.

Y entiendo que Jack sólo quiere crecer. Pero ha tomado la vía errada. Debería fortalecer sus diferenciadores, no destruirlos. A Twitter lo valoro por ser la mejor plataforma para breaking news y para establecer contacto directo con alguien. La brevedad era clave en ambas.

Pronto habrá columnas íntegras en cuatro tuits. Los mails se representarán en dos tuits. Todos escribirán más para que su tuit se note más. Quizás la gente posteará más, pero la experiencia de navegar Twitter empeorará. A mayor ruido, menor comodidad en la plataforma.

Twitter no está muerto. Aún no es el Yahoo! de las redes sociales. Pero urge que alguien lo compre. O eso o Jack terminará con él. La solución está en el en vivo. En tener quien le dé derechos. Si lo consigue, y deja de atentar contra sí mismo, quizás encuentre un digno final.

Nota del autor

Gracias a Jack no volví a escribir sobre el temblor. Le agradezco que me ayudara a recordar que la normalidad no sólo la rompen los sismos. Me quedé con ganas de escribir sobre el boicot a la normalidad en mi regreso a las canchas. Ya habrá tiempo de recuperar lo perdido.

Contador: 25 de 25. Nada me detiene. Ni la hueva, ni el matusalem, ni Netflix, ni la procastinación. Bueno, la muerte casi lo consigue. Por cierto, aquí también lo que está en negritas cabe en un tuit de los de antes. La aclaración sólo cupo en uno de los de ahora.

Like what you read? Give Maca a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.