¿Qué puede aprender Argentina de Singapur?

Singapur. Principal base naval británica en el lejano este que no tenía ni posibilidades ni aspiraciones de carácter de Nación hasta el colapso del poder europeo pos segunda guerra mundial.
Singapur sin esperanzas luego de la retirada de los británicos

Las circunstancias de éste no podrían ser menos favorables. Situado en un banco de arena sin el menor recurso natural, siendo el Estado por lejos más pequeño del sudeste asiático, con una población que apenas superaba el millón; Singapur parecía destinado al fracaso y a volverse dependiente de sus vecinos más poderosos , eso si al menos pudiera mantener su soberanía. Sin mencionar además que estaba colmado de corrupción, con una sociedad rural altamente atrasada , problemas étnicos y hostilidad de sus estados vecinos.

Singapur en 1965

50 años más tarde, hoy vemos un Singapur distinto. Su PIB per cápita creció de menos de US$1000 en el tiempo de su independencia, a casi US$ 85 000 hoy (Siendo el 3ro más alto a nivel mundial). Se ha convertido en el líder de tecnología, paraíso comercial y centro de estudios científicos de la región.

¿Cómo pudo sucederle todo esto a Singapur? Pasar de un destinado status de tercer mundo a un ejemplo de desarrollo mundial del primer mundo? Ciertamente no fue magia. Hay un hombre que lo hizo posible, Lee Kuan Yew, el fundador de Singapur que fue Primer Ministro desde su creación hasta 1990. Lo que el hizo, junto con sus colegas, con Singapur, Argentina debería imitarlo, prestando especial atención a sus propias posibilidades y circunstancias. Pasar del tercer mundo al primero es posible, y Singapur es un claro ejemplo de ello.

Singapur hoy.
  1. GOBIERNO LIMPIO

Un gobierno limpio significa alta confianza del pueblo, efectividad estatal, confianza internacional y por supuesto moralidad.

Otra precondición para un gobierno honesto, según Lee Kuan Yew, es que los candidatos políticos no deberían necesitar grandes cantidades de dinero para ser elegidos, debido a que eso activa el circulo de corrupción.

Es de vital importancia para el correcto funcionamiento del Estado y para el desarrollo de un país que la corrupción sea erradicada por completo. Esto debe ser hecho y fomentado por el mismo gobierno.

Por ejemplo en Singapur, todos los funcionarios, de ser acusados de corrupción deben ir a juicio y demostrar si esas acusaciones son verdaderas o no. Las penas por corrupción son extremadamente altas y es visto por la sociedad como algo altamente negativo. Lo más importante para terminar con el flagelo de la corrupción es HACER LA HONESTIDAD UN HÁBITO.

2. REGLAS CLARAS

Algo que Argentina necesita desesperadamente para crecer y desarrollarse son inversiones extranjeras en los cuellos de botella (infraestructura, energía, industria y educación).

Para conseguir esto, además de la necesitad de la eliminación de la corrupción, la Argentina debe tener ciertas aptitudes frente a los inversionistas para que estos sientan que nuestro país es una buena elección para invertir.

Esto significa, condiciones sociales estables, un buen ambiente de vida y trabajo , infraestructura eficiente y una vasta cantidad de profesionales capaces y adaptables.

Ademas de esto contar con un gobierno estable , honesto y eficiente que presente reglas claras de juego para que los inversores se sientan seguros y confiados apostando en la Argentina.

Singapur ha logrado establecer esto, resultando en que se ha convertido en el centro financiero más importante del sudeste asiático.

3. UNIÓN

Singapur , desde su creación ha tenido problemas de carácter socioculturales debido a que una gran cantidad de culturas conviven en el. Malayos, Indios y Chinos . Todos con distintas lenguas, tradiciones y religiones distintas.

Estas diferencias se pudieron superar gracias al sentido de nacionalidad y de bienestar colectivo que ha infundido su fundador, logrando así, la tan positiva y superadora unidad.

4. UN ESTADO JUSTO Y NO UN ESTADO BENEFACTOR

La historia nos ha demostrado los altos costos de tener un estado benefactor y que, en definitiva, no ayuda al desarrollo y crecimiento de los ciudadanos.

En vez de esto, en Singapur se implementó un estado justo , donde la motivacion personal y las recompensas fueron esenciales para una economia productiva.

El objetivo fue redistribuir la riqueza nacional en subsidios en aspectos que incrementara el empoderamiento de los ciudadanos, como la educación y la vivienda.

Lee Kuan Yew queria una sociedad de propietarios. Esto no solo le daba confianza a los ciudadanos y les mejoraba su calidad de vida sino que , al urbanizar el pais, más fabricas y companias se instalaron alli proveyendo infinitos puestos de trabajo.

El gobierno de Singapur decidió redistribuir la riqueza en mejoramiento de activos (vivienda, educación) en vez de subsidiar el consumo.

El Estado benefactor socava la independencia y la autosuficiencia. Hace que las personas no tengan que trabajar por el bienestar de sus familias. Pedir se convirtió en una forma de vida, las personas se volvieron dependientes del estado para sus necesidades basicas.

Singapur construyo un circulo virtuoso — bajo gasto, altos ahorros, baja beneficiencia social y altas inversiones.

“dale a un hombre un pez y comera un día. Enseñale al hombre a pescar y comera por el resto de su vida”

Cultura del trabajo. Esto es lo que hay que implementar en la Argentina para el desarollo del país. El asistencialismo no logrará sacar a los sectores desfavorecidos de su pobreza estructural. Solo el trabajo y las buenas condiciones que imponga el Gobierno, dignificaran al trabajador.

5. PRAGMATISMO

“No importa si el gato es blanco o negro, lo que importa es que caze ratones” -Deng Xiaoping.

Singapur ha sabido deshacerse de los “Ismos” (Capitalismo, Imperialismo, Socialismo, Comunismo, etc) , y hoy podemos ver los resultados. Ha aprendido todas las buenas prácticas de los distintos países del mundo, apreciando la experiencia extranjera, aprendiendo de lo bueno y de lo malo.

Mientras Argentina se debate sobre que ideología prescripta es la que deberiamos llevar adelante, los asiáticos supieron encontrar el mejor ismo y se llama pragmatismo.