Reflexión Pedagógica- Práctica Profesional

A partir de la experiencia vivida en los últimos meses de práctica profesional surge como tema de reflexión el buscar estrategias que permitan una mayor participación por parte de todos los niños del Kinder A. Es una realidad, en los niveles de educación parvularia, insertos en colegios, que el coeficiente adulto niño corresponde a 12 niños y niñas por adulto. En este contexto, donde se encuentran 40 niño/as en una sala y 3 adultos resulta difícil la participación de todos los niños y niñas. Generalmente son siempre los mismos niños/as los que se ofrecen a participar, mientras que existe un grupo más silencioso que solo participa en momentos que se les solicita personalmente.

Tal y como plantea NAEYC (2009) “Los maestros son responsables de estimular a la comunidad afectuosa de aprendizaje a través de su enseñanza” (p. 20) Por lo tanto, es rol del adulto conocer estrategias que permitan una participación más efectiva por parte de la mayor cantidad de párvulos. Se relaciona en las Bases Curriculares (2001) la participación de los niños con el principio de actividad, donde se destaca que el niño debe ser protagonista de sus aprendizajes a través de procesos de comunicación (p. 17) Por lo tanto, se entenderá la participación de los niños y niñas a partir de las interacciones que se generan con la educadora y con sus propios/as compañeros/as. Class (2014) establece que “las interacciones proporcionan a los niños una base de seguridad para el aprendizaje y la exploración de sus habilidades académicas y sociales” (p. 4) Por lo tanto, el primer factor de participación por parte de los niños/as será la creación de un clima positivo.

Mineduc (2013) señala algunas estrategias para favorecer las interacciones con los párvulos dentro de las cuales es posible destacar la elaboración de un objeto que permita indicar quien tiene la palabra en momentos de conversación grupal. De esta forma se genera una mayor motivación por hablar (al tener el objeto seleccionado), y además se respeta al compañero que tiene la palabra. Cabe destacar que esta estrategias será utilizada cuando se realicen semicírculos, ya que, de esta forma con el apoyo más directo de las adultos se pueden evitar posibles conflictos. Se ha observado como los niños/as necesitan tener al mismo tiempo todos el material, y si no es así la educadora debe mediar la situación, porque por sus propias capacidades los niños/as presentan dificultades para comprender que deben esperar su turno para compartir el material.

Para favorecer la participación de todos los niños y niñas, instrumentos como Class propone formatos didácticos como el grupo chico, ya que, de esta manera la educadora puede realizar medicaciones individuales para cada uno de los niños/as, existe mayor participación y se generan aprendizajes más significativos. En este sentido Hohman (2010) señala en primer lugar que el periodo de grupo pequeño debido a la proximidad en que los niños se encuentran, permite interactuar y comunicarse de mejor manera. En cuanto a las oportunidades que obtiene la educadora al realizar grupo pequeño se destaca el “practicar estrategias de apoyo en un escenario estable” (p. 250)

Schikedanz (2008) señala que el grupo pequeño los niños/as pueden participar activamente en la experiencia de aprendizaje y así además la educadora se puede focalizar en detalles que quizás en grupo grande no se podrían rescatar. “A small gropu setting also offers greater opportunity tan a whole group setting for individual participation” (p. 73)

Orientaciones de mejora y análisis

A partir de lo señalado anteriormente se destaca como estrategias para ser implementadas en el aula, el grupo chico. Como se dijo anteriormente a través de esta oportunidad los niños pueden participar más y además como señala Class será importante que la educadora “anime activamente la participación de los niños” (p. 17) De acuerdo a esto las interacciones serán planificadas, esto quiere decir que las preguntas formarán parte de la planificación de acuerdo al objetivo que quiere seguir.

En este sentido se observó al implementar grupos chicos en el ámbito de Lenguaje que la totalidad de los niños/as participan, ya sea por motivación propia o por indicación de la estudiante. A través de esta estrategia se observó una mayor confianza por parte de los niños. Esto se pudo observar por ejemplo en que no fue necesario preguntarle a los niños/as más tranquilos sino que solos decidieron participar.

La segunda estrategia que se implementará será la utilización de los palitos preguntones (palos de helado con las fotos de los niños y sus nombres) A través de este material se escoge un niño/a al azar para que participe en lo que la estudiante propone. Los palitos además llaman mucho la atención de los niños/as ya que ellos saben que será el turno para que los demás los escuchen o para escoger las responsabilidades de la sala.

En cuanto a los palitos preguntones se observó que llaman mucho la atención de los niños/as, lo cual puede deberse al hecho de saber que puede ser cualquiera de ellos/as el/la seleccionado/a para hablar. Si bien los palitos permiten generar una interacción de manera democrática, sucedió en algunos casos que se repetían los niños/as seleccionados por lo que fue necesario dejarlos afuera antes de realizar la selección. Además de esto, los niños/as al saber quién es el que tiene la palabra respetan a su compañero/a y lo dejan participar. Se observó además que los niños/as que no participan regularmente, si lo hicieron cuando resultaron elegidos al azar por los palitos preguntones, mientras que los demás se encuentran muy atentos esperando ser los próximos en salir seleccionados. Genera gran entusiasmo en los niños/as, lo cual se ve reflejado en que ellos mismos señalan a la estudiante que busque los palitos preguntones para poder trabajar.

La tercera estrategia que se llevará a cabo en el aula será la creación de semicírculos donde se utilizarán elementos que sean distintivos de la persona que tiene el turno de hablar. A partir de esta estrategia se espera que los niños/as tengan claridad de quien tiene el turno para hablar. Será importante intentar que todos los niños/as tengan acceso al objeto, ya que, de esta forma se esta asegurando la participación de la mayoría de los párvulos.

Por último en cuanto a la creación de semicírculos junto con la utilización de un objeto que permite saber quien tiene la palabra, es necesario destacar que solo se pudo concretar la realización de semicírculos. En cuanto a esta estrategia es posible destacar la mayor participación de los párvulos, en primer lugar porque tienen en frente de ellos/as menos elementos de distracción y además se genera una mayor cercanía con la estudiante (un ambiente de mayor confianza como se señaló anteriormente) De esta forma, se pueden realizar interacciones más significativas y con mayor cantidad de niños/as. Generalmente los niños/as que se encuentran al fondo de la sala tienden a distraerse con mayor facilidad y por lo tanto existe una menor participación, mientras que al realizar un semicírculo las distracciones disminuyeron y de esta forma la estudiante logró interactuar de manera más cercana.

Bibliografía

CLASS (2014). Guía de dimensiones

Developmentally Appropriate Practice focus on infants and toddlers. Naeyc. NAEYC. (2009). Declaración de Posición NAEYC.

Hohmann, M. Weikart, D, Epstein, A. (2010) Parte I (Pág. 89 a 102). Trabajo en equipo: La colaboracón entre adultos para promover el aprendizaje activo. La educación de los niños pequeños. México.

Ministerio de Educación (2013). Orientaciones para el desarrollo de reuniones técnicas. Santiago de Chile

Ministerio de Educación (2001) Bases Curriculares de la Educación Parvularia. Chile.

Schickedanz, J. (2008). Cap. 6 Integration in teacher-organized Small Group Time. En increasing de power of instruction (pp. 71–79). Washington DC: NAEYC.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.