El machismo en las relaciones “libres”

¿Habrá espacio para que una mujer sea efectivamente libre en una relación afectiva con un hombre?

(Amor libre es un pleonasmo. Amar libre es respetar los límites de la persona con la que uno se relaciona, ayudarle a sentirse segura en vez de hacerle sentir culpa por sentirse insegura. Amar libre es sentirse importante y hacer que la otra persona se sienta importante, es compañerismo,es respetar la individualidad de la persona y su espacio. El amor libre no precisa ser no-monogámico. El amor ya es libre, es contemplativo, es reciprocidad)

Yo ya estuve en una relación abusiva, en la que era controlada y me sentía presa, disminuida, sin voz. Fue traumático y guardo cicatrices de eso hasta hoy. Por lo que, en un primer momento resolví quedarme sola, pues no imaginaba que sería posible estar en una relación amorosa con un hombre sin que hubiese control.

Después, percibí que podría haber otro camino, en el que yo me sintiera libre para ser quien yo soy y no me sintiera presa o inferiorizada por ser mujer. Y fue ahí que comencé a investigar sobre el amor libre, sobre el poliamor y sobre las relaciones abiertas.

En la teoría era lindo. En la teoría, yo no tuve dudas en llamarme no monogámica porque en la teoría era posible estar en una relación con un hombre y ser y sentirme libre. Libre de una relación repleta de machismo.

Y busqué eso por un tiempo. Tuve algunas experiencias. Hasta percibir que: en la práctica, la teoría es muy diferente. Es así que hoy yo no sé si quiero relaciones monogámicas o no- monogámicas. Quiero amar y ser libre. ¿Será que es posible para una mujer pretender tanto?

No sé si para muchas mujeres el pensamiento es ese, pero para mi era intuitivo: había control, porque era monogámico. Porque el control o la relación abusiva muchas veces, comienza por los celos, por miedo a una traición — en relaciones monogámicas-.Pero ahí vas percibiendo que el machismo es mucho mayor que el control, que los celos. Y que las relaciones basadas en el “amor libre” no están exentas de ser machistas.

Hay mucho machismo en el amor libre. Mucho. Y muchas veces ese machismo puede invisibilizar y lastimar tanto como en una relación monogámica.

Vamos allí. Lo clásico del machismo en las relaciones “libres”: aquella relación en que, en verdad, sólo es verdaderamente “libre” uno de los lados. El lado del hombre. Cuando es el hombre, quien tiene varias relaciones sexuales o amorosas con otras parejas, todo bien. Ahora, cuando la mujer comienza a tener otras relaciones sexuales o afectivas, ahí el no aguanta.

Pero puede ser más sutil también. Y ahí también habita un peligro inmenso, porque puede ser que la mujer demore mucho tiempo en percibir que está en una relación machista, y que ella en verdad no esta siendo libre de ninguna manera.

Es aquella historia: el hombre está allá de buenas teniendo otras relaciones sexuales y afectivas, él está tranquilo con eso. Pero la mujer no. La mujer queda insegura, con miedo de perder aquella relación, con miedo de que otra sea mejor y de ser abandonada. ¿Y entonces? Muchas y muchas veces, esa mujer va a tener que lidiar con toda esa inseguridad por sí misma.

Y es fácil entender el motivo. Nosotras las mujeres, desde muy pequeñas, vamos aprendiendo que otra mujer es nuestra enemiga. Aprendemos a competir, a querer ser la mejor. Aprendemos que las mujeres son todas falsas, ¿no?Escucho eso desde niña.

Entonces, en una relación de esas, es normal sentirnos inseguras, porque fueron años y años aprendiendo a ver en otra mujer una enemiga. Por lo que, las mujeres acaban muchas veces por guardar las inseguridades para sí. Porque es muy irritante ser aquella mujer que queda siempre inventando discusiones ¿no? porque ningún hombre tiene paciencia para eso.

¿Cuántas veces intentaste conversar sobre la relación con tu compañero -tan comprensivo, deconstruido y simpatizante del movimiento feminista- y él te hizo cara fea, de tedio, de no tener paciencia para eso de nuevo? Ya ves.

La gente no habla de muchas de sus inseguridades y de sus recelos en una relación, porque eso va a traer problemas. Y no queremos causar problemas en una relación con la gente que se ama, no.

Aquí el escenario es este: una mujer en una relación que era para ser libre, pero que la está dejando llena de inseguridades, con las cuales ella va a tener que lidiar sola. Y es muy difícil para una trabajar con una inseguridad de tal tamaño en soledad.

Ya vi a muchas chicas que entraron en una relación no monogámica porque él decía era no monogámico y que no se mete en relaciones monógamas. Ahí la joven se enamora y acepta, aunque tal clase de relación no se le haya pasado antes por la cabeza, antes de ese tipo. Pero yo nunca, nunca vi un hombre entrando en una relación no monogámica porque la mujer quería que fuese así, a pesar de hallar que eso no era para él — normalmente, solo pasaría de largo- .

Y aquí la gente cae en otro caso clásico de machismo en las relaciones no monogámicas: la relación en la que todas las reglas son dictadas por los hombres. Aquí la mujer sufre, se inferioriza, queda presa en su inseguridad y en su angustia. Luego, cuando todo acaba, la culpa probablemente va a ser de ella. La loca, la problematica, la insegura.

Ah y tambièn lo tìpico del machismo en las relaciones abiertas: el hombre que se las da de deconstruído, pero solo porque “está de moda”, solo porque quiere cogerse a todo el mundo sin responsabilidad afectiva alguna.

El famosísimo macho de izquierdas.

Y la lista, infelizmente, continúa (sin siquiera detenernos para contar los sutiles machismos del día a día).

Acabo viendo un patrón en todo esto: varios y varios hombres sin responsabilidad afectiva alguna con las mujeres que están con ellos; lo mismo en las “relaciones libres” .Y, para mi, responsabilidad afectiva es lo que mas importa. Mirar a la persona que está contigo y cuidar de ella, mirar a ese otro, percibirlo y percibir todas las inseguridades y los miedos de lidiar con eso. Pero pocos son los que tienen el coraje suficiente para tener responsabilidad con los sentimientos de otra persona. Los hombres no fueron criados para cuidar de otros, solo de sí. Las mujeres, en cambio, fueron criadas para cuidar de otros, después de sí.

Relación “libre”. ¿Libre para quien?

No es necesario entrar mucho en esta cuestión, que para mi es hasta medio obvia: es mucho mas fácil quebrar los patrones de una relación monogámica si sos hombre. Si sos mujer, probablemente vaya a ser más difícil que el carajo. Y probablemente vaya a tener un largo camino de machismo en esa búsqueda de ser libre en las relaciones hetero.

Es por todo eso que me gusta mucho ese texto que apareció por estos días en mi facebook (foto). La gente sale de una relación abusiva y piensa que la libertad va a estar en un “amor libre”; solo que amor libre es mucho más que no monogamia. Es ser libre de machismo, y tener un compañero con quien construir las cosas juntos, que te ayude con tus inseguridades. Y viceversa. ¿No debería ser sencillo?

Yo ya no sé que quiero en las relaciones amorosas, si relaciones monogámicas o no- monogámicas. Sé que quiero lo básico: ser libre. No quiero quedarme presa en las inseguridades, con hombres que destilan machismo desde cualquier configuración de relación. En fin, el hueco es mucho más profundo: no- monogamia no significa relación igualitaria. En una sociedad aún muy machista como la nuestra, el hueco siempre va a ser mucho, mucho más profundo. Infelizmente

Original: https://medium.com/@helenaromera/o-machismo-nas-rela%C3%A7%C3%B5es-livres-b3d461e1f907

Like what you read? Give Mackensie a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.