Entendiendo el concepto “becario”…

…que no tiene nada que ver con el concepto “trabajador”

Si trabajas en una empresa de tamaño medio es relativamente sencillo que por ella acaben pasando uno o más becarios. Son personas que vienen a la empresa a aprender en un entorno de trabajo real (imprescindible si quieres formarte mínimamente), y a cambio aportan "algo” de trabajo a la empresa.

La relación entre el becario y la empresa se considera simbiótica, en el sentido que las dos partes ganan algo con ella, pero hay que tener mucho cuidado para evitar confundir ésta situación en algo que no es.

Qué es un becario

  • Una persona con sentimientos.
  • Una persona que viene a aprender de nosotros y con nosotros.
  • Una persona que se encuentra en una situación de inferioridad con respecto al resto de trabajadores.
  • Una persona que no tiene los conocimientos para trabajar en ese puesto.
  • Una persona que está ahí para aprender, y por lo tanto va a consumir nuestro tiempo sin ser realmente productiva “a priori”.
  • Una persona que, ley en mano, debe tener un tutor que dedique gran parte de su tiempo a guiarle, enseñarle, orientarle, etc.
  • Normalmente, también suelen ser gente joven, con todo lo que ello conlleva en cuanto a actitud, motivación, esfuerzo, energía, etc etc.

Qué no es un becario

  • No es un trabajador.
  • No tiene la misma responsabilidad que un trabajador.
  • No es alguien productivo, al menos en las primeras fases.
  • Normalmente no tienen el mismo horario ni la misma disponibilidad.
  • Tienen responsabilidades adicionales fuera de su beca, relacionada con ella (tutorías, proyectos, etc).

Siendo así, es importante aclarar que a un becario ni se le puede exigir lo mismo que a un trabajador normal, ni se le puede pedir que no “moleste” o consuma nuestro tiempo, por mucho que consideremos que nos pide cosas muy sencillas que “ya debería saber”.

De la misma forma, pretender que haga un trabajo normal, sustituya a otro trabajador o haga trabajo real de la empresa no ni ético, ni legal.

La realidad de los becarios en España

La decencia de una empresa puede medirse con respecto a sus becarios, de varias formas.

Por su número:

  • Si tiene más de un 20–30% de becarios, o no les forman correctamente, o no son solo becarios.
  • Si tiene más de un 40–50% de becarios, es casi seguro que se estén aprovechando de ellos, bien para pagarles menos, bien para que hagan trabajo normal.

Por el tiempo que les dedica su tutor:

  • Menos de una hora al día, no se esta atendiendo correctamente a ese becario.
  • Menos de tres horas al día, y solo para indicarle tareas, no se le esta atendiendo correctamente, o se le trata como a un trabajador.

Por el trato que se les dispensa:

  • Si reciben el mismo trato que cualquier otro trabajador, y se les exige mucha responsabilidad, trato directo con el cliente final si lo hubiere, o tareas fuera de su horario, le estamos explotando.
  • Si reciben broncas, gritos o cualquier “mal modo” por errores cometidos, la actitud desempeñada o cualquier otro aspecto, le estamos maltratando.
  • Si no dedicamos parte de nuestro tiempo y esfuerzo a que aprenda, le estamos haciendo perder el tiempo.

Y si, soy muy consciente de que al leer esto habrá quien piense que exagero o que para eso no tienen becarios y ellos lo pierden, pero las cosas son como son, y no podemos justificar un abuso de ninguna forma.

Por desgracia, la realidad que se vive en España es otra muy distinta, ya que el abuso al que se somete a estas personas es exagerado. Con la excusa de su formación acaban trabajando como cualquier otro empleado, pero con sueldo de becario, o sin sueldo.

Si de verdad quieres saber cómo estás tratando a tus becarios (y tienes varios de ellos), pídeles que hagan una encuesta totalmente anónima donde destaquen los puntos que ellos ven más negativos.

Disclaimer: este apunte es una opinión personal, y por supuesto es muy posible que esté equivocado y tu seas el mejor jefe que un becario pueda tener. Lo mejor es que hagas la encuesta anónima que te comentaba, que seguro que sale todo estupendo.