Finisterre

Cartas para un mapache

EL camino es amplio para cualquier hombre, la tierra también. No es mi caso, todo cambio al mirarte. Conocí el final de la tierra, sí, Finisterre.

Comencé a cambiar los pies en suelo por el aire de tus brazos. Me brotaron alas en lugar de garras. En pocas palabras, me hiciste evolucionar. Dejar de mirar la tierra para mirar al cielo.

El cielo de tus ojos, el cielo, en el que siempre te encuentras. Alteraste la fuerza de gravedad en mis pensamientos. Mismos que dejaron la tierra, atravesaron el cielo, en forma de arcoíris. Para mostrarme el universo.

Un universo con cataclismo y belleza, un universo que me demostró que una galaxia es pequeña comparada con tu ser, con tu persona.

David SANDOVAL

Escrito 23/02/2017

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.