Carta 2

Hola Yola, gracias por seguirme…

Gracias por tus palabras, las leí antes de dormir y ahora que despierto cobran más sentido.

El enamoramiento, sí, que caray, enamorarse de quien te muestra lo que hay dentro de sus ojos sin ninguna filtro, con menos máscaras de las que vestimos, quien te brinda esa calides, esa sonrisa -como lo mencionas-. Espejo que nos refleja, lo que nos revuelca por la vida, ese “eterno ahora”, ese preciado instante… y bueno. Domingo ya, me gustan los domingos. En este momento termino de desayunar y me dispongo a ir al Tianguis a chacharear, me gusta mucho chacharear, es una actividad que desde niño disfruto un montón. Más tarde iré al teatro y veré a una amiga muy querida, no es ninguna de las que te mencioné en mi anterior carta, aunque sí estoy enamorado de ella, pero canalizado de otra forma, de ese amor entre amigos, donde hay afectos, cariño pero sin llegar al aparatoso compartir fluidos y secreciones.

Te confieso que en realidad tengo 2 años menos, nací en el 80, aunque, me gusta decir que tengo más edad, sin exagerar, 2 años más, la gran mayoría se quita los años, a mí me gusta aparentar más edad, aunque físicamente no aparento más de la edad que tengo. Cumplo años el siguiente mes, 37, espero sea buena edad. ¿Tú qué edad tienes Yola? ¿Qué tal te llevas con las ondas esotéricas/místicas? Yo soy algo escéptico; a veces me dejo llevar y en otras me aparece mi lado científico. Luego me rodeo de personas que leen el tarot, las runas, que saben de astrología y me encanta saber de ello y aprender, pero de creerlo, pues, reconozco similitudes entre puntos de partida de hacer y pensar/pensar y hacer, la realidad y lo que estas técnicas te llevan a aterrizar… pero bueno…

Te escribo más tarde, quizá te relate lo que suceda en el tianguis.

Buena mañana Yola.

-Malvino