Carta 2.5

Yola! Acá de vuelta.

El tianguis fue muy acogedor, me recibió con una persona dándome una prueba de naranja y un viejo mostrándome sus grabaciones, en las cuales decía “ya estoy muy viejo, ya fue suficiente”. A él le compré un par de grabadoras de casete, que me gusta grabar los sonidos citadinos, esos tan cotidianos y estridentes o tan cotidianos y ambientales o tan cotidianos que no sé como clasificarlos… luego tuve una cita con mi amante, mi deliciosa taza de café, leí un poco y escribí otro más… Ahora me dispongo a hacer una videollamada por skype con mi hermana menor que se encuentra fuera del país desde hace 3 años. En europa está ella; tenemos una relación muy cercana; la considero la persona que más me importa (después que a mí mismo, claro). Tenemos más de un mes sin hablar y nos gusta hacerlo por este medio (skype) ya que es lo más cercano de tener una conversación persona a persona.

Caminar me gusta un chingo, es mi forma de transporte favorita. Hoy fui al tianguis de esta forma, aunque no fue demasiado, digamos poco más de unos hora en total. La disfruto en demasía, los sonidos, las imagenes, los olores… y como es domingo la mayor parte de la ciudad y sus habitantes están en reposo, con resaca, dormidos, tirando hueva, etc.

¿Leíste el libro de “caminar” de Thoreau? Es bien bello, te lo recomiendo, relata sus caminatas y sus viajes caminando.

Bueno queridx Yola, sin más por el momento, espero que tu domingo sea placentero.

-Malvino