Manducario; road trip por el sureste de Estados Unidos de América.

Los viajes alimentan el alma, el conocimiento y obviamente nuestras barrigas, y como a nosotros nos encanta alimentarnos, estas vacaciones de Semana Santa nos dimos un delicioso “road trip” por el sureste de Estados Unidos, visitando Texas y Louisiana, y con esto aprendiendo y satisfaciendo nuestro paladar a cada paso.

Pero queda claro que después de estar más de una semana allá, probamos miles de platillos. Pero elegimos nuestros favoritos para platicarles un poco de ellos, de lo que representan para su ciudad y lo que fueron para nosotros.

(Manducario)

Comenzamos en Texas, porque cuando dicen que “TODO en Texas es grande” en verdad no es exageración. En verdad es que no escatiman en la cantidad de comida que sirven en sus platillos, no importa si es desayuno, almuerzo o cena siempre las porciones son gigantes.

La primera ciudad de nuestra aventura fue San Antonio, Texas, así que decidimos darnos una vuelta al famoso “Riverwalk” de San Antonio y paramos en un restaurante muy americano llamado Lone Star, no es la primera vez que comemos ahí, así que ya sabíamos que elegiríamos para comer. Además de tener el placer de la hermosa vista al paseo del río, y una soleada, pero muy fresca tarde. Comenzamos con unas tradicionales “Chili Cheese Fries” uff, pero que delicia, y el chili que preparan es delicioso.

(Manducario)

Como plato fuerte decidimos elegir una “Texas Burger”, un rico “Pulled Pork Sandwich” y mi favorita una “Chili Cheese Burger”. Pareciera que fue un error pedir esa entrada, pero no importó ya que el “Riverwalk” es muy largo, al igual que el día, así que tendríamos tiempo para bajar esa deliciosa comida.

(Manducario)

Austin, fue la siguiente ciudad por visitar, y es que en los últimos años se ha convertido en una visita obligatoria. No sólo por los ya conocidos eventos que ahí se organizan como el Austin City Limits o el SXSW, es la capital del estado de Texas. Austin es una ciudad contrastante, llena de vida nocturna, comida callejera de excelente calidad, así como restaurantes de alto nivel. La belleza de esta ciudad compite entre la arquitectura moderna, esos edificios gigantes que cada vez ocupan más lugar en el paisaje urbano, y los pequeños y antiguos edificios que luchan por conservar su puesto en una ciudad que se moderniza a pasos gigantes.

(Manducario)

Pero esta ciudad tiene algo especial que nos hacia voltear a ella y esto es su famosa Bar-B-Q. Un sabor incomparable, tantas piezas, tantas guarniciones y tan poco tiempo. Así que después de caminar un rato por la ciudad, nos dirigimos a Stubb’s Bar-B-Q un lugar excepcional, además de tener una de las mejores Bar-B-Q de la ciudad, cuenta con una hermoso mueble full-bar. Y en la planta baja un escenario, en el que se han presentado grandes bandas como Ben Folds, Kaiser Chiefs, Slash, B.o.B, Brand New, Interpol, Temples… y la lista sigue.

(Manducario)

Llegamos a Stubb’s y nos dieron una mesa justo frente a la barra (misma que ha tenido la presencia del presidente Obama), nuestro mesero nos llevó vasos llenos de agua y hielo, (que se agradeció infinitamente ya que el calor es intenso). Nos comentó acerca de los platillos y entradas, nos recomendó comenzar con un “Chips, queso & handmade salsa” y fue una excelente elección ya que la salsa de queso que preparan es deliciosa, con un toque de pimientos y crema agria. Como plato fuerte decidimos pedir al centro, como la gran familia que somos y compartir.

(Manducario)

Elegimos 2 “Stubb’s Major Plates” la primer con “Angus Beef Brisket, pork spare ribs y pulled pork” de guarnición pedimos unas “hand-cut fries, mac & cheese y Serrano Cheese Spinach”. Para el segundo plato pedimos “Angus beef brisket y Sausage House Recipe” acompañados de “sweet potato fries, serrano cheese spinach y pinto beans” todos los platillos están acompañados de pan de mantequilla de la casa. Y bueno como olvidar sus deliciosas y famosas salsas BBQ, nuestra preferida la “Stubb’s BBQ sauce Spicy” un festín de sabores en nuestra boca y nuestra barriga, además de una atención increíble, haciendo un momento realmente placentero.

(Manducario)

Pero como si no fuera suficiente, decidimos que estando en Austin teníamos que darnos una vuelta a Gourdough’s, y sin remordimiento alguno, pedimos unas cuantas donas de postre.

Este lugar es único, su barra cuenta con cócteles refrescantes almacenados en Mason’s Jars gigantes, y una dona gigante de fibra de vidrio al fondo del restaurante, además del característico food truck estacionado en su patio delantero, que cumple como cocina del lugar. Siguiendo los consejos de nuestra mesera y los locales, elegimos el postre más popular llamado “Black Out” una deliciosa dona de chocolate, cubierta de chocolate, con trozos de brownie encima y chispas de chocolate y al primer bocado entendimos porque es la más popular.

(Manducario)

Pero para no quedarnos con ganas optamos por pedir dos más, la segunda dona que pedimos fue una “Funky Monkey” una dona, cubierta de queso crema y plátanos flameados, con azúcar morena. Y por ultimo pero no menos deliciosa nos fuimos por una combinación clásica norteamericana “PB&J” queda más que claro lo que tenía esta deliciosa dona, cubierta de crema de cacahuate, mermelada de uva y chispas de mantequillas de cacahuate espolvoreadas (sin mentir esta fue la más deliciosa). Disfrutamos mucho el estar en este lugar, una ambiente super amigable, comida y bebidas deliciosas.

(Manducario)

Para nuestra siguiente parada llegamos a la ciudad de Dallas, una ciudad completamente modernizada, opulenta y dejando en claro una vez más que en verdad las cosas son grandes en Texas. Aquí tomamos un desayuno en un restaurante ya más que conocido por los estadounidenses, Cracker Barrel Old Country Store (qué cabe mencionar es originario de Tennessee). Tal vez uno de losdesayunos más deliciosos que ordenamos fue el “Grandpa’s Country Fried Breakfast” es gigante, con una pieza de pollo frito cubierto de gravy, huevos revueltos con mantequilla, papas hashbrown y manzana, y unos deliciosos y clásicos “Buttermilk biscuits”, (recomiendo los prueben con su tradicional “Jam n’ Apple Butter”) que mejor manera de empezar el día que con un desyuno así ¿no creen?

De camino a nuestra siguiente parada nos encontramos con probablemente el mejor fast food de USA, un clásico de California, y que actualmente honra con su presencia al estado de Texas, habamos de las únicas e inigualables hamburguesas de In-n-Out. Esta ocasión elegimos un “paquete 2” para cada uno de nosotros (aunque otros repitieron orden), que es una “Cheese Burger, hand-cut fries y una bebida” la recomendación para bebida, elijan una “pink lemonade” y claro que de postre no pudimos dejar pasar por alto una deliciosa malteada de vainilla. Cada vez que paramos en este lugar, se gana un pedacito más de nuestro estomago y nuestro corazón.

Pero sin duda alguna es que si hay que hablar de nuestra ciudad favorita durante este divertido viaje, nuestra ultima visita nos robó el corazón. Hablamos de la hermosa y mágica New Orleans en el estado de Louisiana. Es que no hay otra ciudad como esta definitivamente, ahí todos los días son días de fiesta, todas las noches son Mardi Gras y todas las esquinas están llenas de música. Definitivamente el corazón de esta ciudad es el “French Quarter” o Barrio Francés. Es el lugar en donde todo sucede, además de tener una vista privilegiada al Río Mississippi.

Y bueno, que decir de su comida, que es tan basta, y ecléctica como la misma ciudad. Así que nuestra primera visita que hicimos en NOLA fue el clásico “Café Du Monde” porque ir a New Orleans y no comer unas deliciosas beignetes, es casi como no haber ido. Este delicioso bocadillo es tan simple como delicioso, las beignets son una masa a base de harina, leche evaporada y huevos. Estas las fríen y cubren con montones de azúcar glass, y al decir montones no exageramos, en verdad este lugar se llena de ella, y vuela por todos lados, verás torres de azúcar cubriendo las beignets, en verdad vale la pena hacer fila y esperar para comerlas, si las pides para llevar como hicimos nostros, no olvides agitar constantemente la bolsa para que el azúcar se pegue en cada bocadillo.

Son tan ricas y únicas, son crujientes como churros por fuera, pero suaves y esponjosas como dona por dentro. Dicen que después de comer una en “Café Du Monde” nunca sabrá a lo mismo en ningún otro lugar. Pero más bien creemos que después de probar New Orleans, pocas ciudades sabrán así de fascinantes y embriagantes como NOLA.

Pero siguiendo con nuestro recorrido, para el almuerzo, nos dimos una vuelta y dejando de lado los restaurante elegantes a una pintoresca “tiendita” a las orillas del barrio francés, los dueños son muy amables y lindas personas, y según los lugareños, tienen los mejores Po’ boys de la ciudad, así que siguiendo esta recomendación, decidimos ir a visitar Verti Marte.

Nos sorprendimos con la variedad de rellenos que tienen para los Po’ Boys, que no son más que deliciosas baguettes, rellenas con lechuga, tomate, carne o mariscos. Elegimos 4 variantes de este delicioso sándwich, el primero fue el clásico “Oyester Po’ Boy” relleno de una cantidad infinita de ostiones fritos, increíble decisión la que tomamos, estaba excepcional. Las segunda opción fue menos convencional pero de igual manera deliciosa “Deep Fried Beef Po’ Boy” este estaba relleno de algo parecido a un albondigón de res, perfectamente condimentado con especias cajún, para el tercer y cuarto sandwich probamos un “Roast Beef Po’ Boy” relleno de suaves láminas de roast beef y un “Bar-B-Q sandwich” que aunque no es clásico de la ciudad estaba perfectamente preparado. Y como en esta ciudad es legal beber alcohol en las calles (no se permiten envases de vidrio, y en las tiendas puedes pedir bolsas de papel para meter tus bebidas) nos compramos un par de cervezas Miller y Budweiser y nos encaminamos al “Jackson Square” para disfrutar de nuestra comida, acompañados de buena música de los músicos locales.

Durante nuestra estancia en New Orleans, disfrutamos de un delicioso viaje en bote de vapor por el Río Mississippi, y una comida clásica del estado, “Red beans & rice, deep fried catfish y quimbombo (también conocido como okra) guisada con tomates criollos” Las okras o quimbombo son verduras en forma de vaina, que se dan en esta región, generalmente las preparan fritas, o en guisado, son una parte fundamental para el popular guiso de Louisiana llamado “Gumbo”. Aunque también puedes encontrar esta verdura encurtida, en forma de “chips” o incluso en mermelada. Lousiana es un estado lleno de sabores contrastantes, ya que la fuerte presencia de la cultura “cajun” ha logrado crear al estado un carácter único, creadores de una de las salsas más populares del mundo que lleva por nombre un estado de la república mexicana, así es hablamos de la salsa Tabasco, pero no es la única, encontrarás miles, y todas con alguna particularidad que las hace especiales.

Esperamos y hayan disfrutado de nuestro paseo por el estado de Texas y Louisiana, hay miles de platillos, más miles de historias más que compartir, pero en esta ocasión nos despedimos. Leyéndonos de nuevo muy pronto.

Xoxo,

Manducario