Estamos bombardeados de contenido, videos, embajadores, tuits, posteos, shares, campañas, concursos y lives. En ese contexto es importante precisar algo. Les pasa a las personas. Y a las marcas. Piensa en ese minuto en el que, ya sea como persona (artista, emprendedor, propietario de una pyme, consultor, etc) estás con miedo e indeciso sobre qué hacer o, como marca, empiezas a cuestionar y congelarte sobre cómo saltar a la piscina y qué hacer en digital…

Simple.

Si eres persona, empieza a comportarte como una marca y crea contenido como si fueras una. Establece un foco, busca y encuentra tu tono y estilo o forma de comunicar favorita. Y comunica. Todo el tiempo. Documenta lo que haces. Lo que piensas. Entrega información de valor al resto que demuestre tu grado de expertise sobre un tema en particular. Pero agregando valor y no solo creando promoción por promoción.

Y si eres una marca, es hora que te des cuenta que eres más que eso. Tienes doble capacidad: de poder conectarte como persona y establecer vínculos (y realmente de resolverle los reclamos a tu comunidad) y, en paralelo, de comportarte como un medio. Es hora de producir contenido que salga de lo estrictamente publicitario. Olvídate del formato afiche o aviso de diario o del comercial de TV llevado a Youtube. Cambia el foco. Todavía estás a tiempo.


La relación de las marcas ya no pasará exclusivamente por plantearse con avisos cortoplacistas buscando vender, a cómo de lugar.

Imagina que entras a un ring. Se sube Mike Tyson. Lo vas a saludar y te cruza el mentón con un derechazo. Se apaga todo. No entiendes nada. La gente grita. Eso es la pandemia. Caos y un golpe que movilizó muchos cambios de comportamiento. Mientras el mundo se intenta reponer lentamente a lo que aún nos afecta, la comunicación termina por confirmar que estamos ante cambios que pueden ser profundos. El aumento del streaming (casi un 150% en Chile), consumo de Instagram Live (70% en el mundo), e-commerce (solo en dos meses en Estados Unidos se crearon más nuevas tiendas en e-commerce que todo 2019) más la explosión de las videollamadas (donde el 32% dice que seguirá hablando más por esa vía post COVID-19). muestra que lo digital está tomando un rol aún más central en la comunicación de las marcas. Pero ese no es el punto. El punto es que mientras cae temporalmente la inversión publicitaria producto del encierro y del congelamiento y de que muchas marcas aún no pueden re abrir u operar, lo importante será el retorno. Ya no volvemos a lo mismo. Entonces la relación de las marcas ya no pasará exclusivamente por plantearse con avisos cortoplacistas buscando vender, a cómo de lugar (que es algo que muchas seguro harán). No digo que no haya que hacerlo. Digo que el foco debe ser otro. Volver a la marca y a otro tipo de relación con las personas. En estos momentos 8 de cada 10 personas quiere una relación más fluida con las marcas. Y el 65% de las personas piensa que una buena experiencia es incluso mejor que un buen aviso publicitario. Hoy tenemos experiencias de grandes marcas que a nivel digital, atraen miradas, venden y los productos no solo no llegan sino que, además, no son capaces de tener una adecuada comunicación al cliente que reclama, enardecido. Es más. Casi no hay comunicación y la gente queda abandonada a su suerte en Twitter, Facebook y call centers que brillan por su ausencia, con demoras de días y hasta semanas mientras sus productos no aparecen. Entonces, la nueva normalización, re apertura o como lo llamemos tiene que venir con algo más que definir a digital como el centro de la comunicación. Tiene que venir con un cambio de actitud. Necesitamos marcas más humanas. En todo sentido. Marcas más preocupadas -de verdad, y no como una forma de sonar bien en un párrafo de la memoria- por las personas. Esto se traduce en mejorar y re diseñar toda la experiencia de las personas, salir a comunicar y atender cada uno de los reclamos y solucionarlo en minutos (y no días!) e ir dejando de lado la interrupción por contenidos y campañas de branding que sean más potentes y jugadas. Y empezar a tener puntos de vista. ¿Se puede? Claro. Basta ver lo que pasó en Estados Unidos con la explosión tras el asesinato de George Floyd. Marcas como Nike, Adidas, Rebook, Ben & Jerry, Amazon, Spotify y McDonald’s (por nombrar a algunas) salieron y elevaron la voz. Y muchas no solo hicieron declaraciones / piezas / videos contra el racismo. Hubo acciones concretas y donaciones importantes (cifras de 6 dígitos). Eso es un ejemplo de creer. De conectarse. De ir más allá de una simple declaración o un aviso con ofertas. Ahora, ¿Estamos lejos en Chile de ese nivel de involucramiento de marcas en temas contingentes? Sí. Pero las marcas y la publicidad pueden empezar a recorrer ese camino para contribuir a instalar otro tipo de comportamientos más conectados con las personas y que escapen al jingle de turno o la oferta del 2×1 en la tanda prime. Tarea pendiente.


Que los abrazos no nos distraigan, porque la llegada de este nuevo año vendrá cargada con un montón de desafíos que las marcas y quienes trabajamos con ellas deberemos asumir tan pronto decanten las burbujas de los festejos.

1.- Facebook ya nunca más será lo mismo. No podemos depender del contenido orgánico, porque el alcance orgánico va camino al suelo. Hay un test en varios países donde el contenido orgánico de las marcas sale del muro a una pestaña especial. Solo verías contenido pagado de las marcas. Esto está en modo prueba pero… conociendo la historia de Facebook, debemos anticiparnos y estar en todos los puntos de contacto con la audiencia. Sí debemos aprovechar la potencia de la red emitiendo videos (creados y en vivo) y usándolos como caramelos (pero con contenido, no con publicidad!) …


Para cambiar y vivir y marketear en el 2017 y no como si viviéramos en el 2018, revisa estos consejos, un resumen del primer JellyShot, podcast lanzado por Jelly, que puedes escuchar en el sitio o en Mixcloud o ver el resumen en este video:

Este mundo es de los que conquistan, pero muchas marcas aún no se atreven a coquetear con sus consumidores, porque para hacerlo deben estar donde están los ojos de su enamorado…

Por alguna de esas misteriosas razones que sustentan un amor, son varias las marcas que se han encandilado y aferrado a una misma manera de relacionarse con sus clientes y, al parecer, pareciera que quieren quedarse con ella hasta que la muerte los separe. O morir con las botas puestas (ojo, incluso Apple prefirió, para lanzar el iPhone X, hacer reviews con Youtubers antes que con la prensa…


Dejas el lugar cómodo de una pega. Emprendes. Saltas al vacío. Arriesgas todo. Construyes una marca. Creces. Intentas innovar. Siempre. Y te trollean. Te critican. Y dudan. Desde el minuto uno. Es solo cosa de apretar los dientes, tomar el feedback negativo para corregir y seguir. Retroceder o parar NO es una opción. Aplíquese a cada emprendimiento, cada idea nueva, cada desafío. Se trata de hacer. De hacer cada día más.


Estamos en el 2017. Y muchas marcas siguen comportándose como si se hubieran ido de farra con Michael J. Fox y estuviesen atrapadas en 1984. Con comportamientos dignos de la prehistoria. Veamos. Hablo de marcas que tienen una base de datos y disparan mailings a mansalva, sin filtro. Marcas que creen que todo es un banner. Que eso es digital. Que se trata de distribuir el contenido (cuya producción es de dudosa calidad) y no de crear historias capaces de enamorar a las personas. Marcas que no contestan reclamos. Que les importa un carajo las personas. Que ven lo nuevo…


Hace ya poco más de 6 años tuve esa intuición. Esa sensación de que era hora de emprender. Y me lancé. Renuncié al laburo. No me llevé ni el equipo ni ningún cliente. Ni lo intenté. Clean start. Tomé todo lo que pude tomar del banco y lo convertí en el capital inicial. Y nació Jelly. Y tenía la presión de lograr un determinado ingreso en 4 meses o antes. O si no, era hora de bajar la cortina. Y nunca más miré atrás (gracias a Dios). No me considero un meta-emprendedor. Ni mucho menos un experto a la hora…


De acuerdo al último estudio realizado en Latinoamérica (Chile es parte de la muestra) por IMS (ver foto de portada), en una semana las personas consumen 37,6 horas de digital vs 16,2 horas de medios tradicionales (7,6 corresponden a TV). Y si vamos a los millennials (18–34 años), son 39,8 horas en digital vs 14,4 en tradicionales. Las marcas siguen en otra. Están aferradas a algo que funcionó por 50 ó 60 años. Creo que el camino debe ser otro. Digital es tan importante (y que entrega tantas libertades) a la hora de contar una historia que otros medios históricos…


Una pregunta respondida tras análisis desde cinco puntos de vista. En forma sintética, eso sí.

Christopher Neary, gerente general de IMS Chile
Digital en 2016 es el 70% del tiempo que los chilenos conectados consumen cualquier tipo de medio. Digital en 2016 son mas de 12.000.000 de personas navegando un estimado de 37 horas a la semana, más de 5 horas por día. Digital en 2016 es el 71.7% de la población conectada. Digital en 2016 es menos del 20% de los esfuerzos de la industria del marketing, tenemos mucho por hacer y aprender.

Serge De Oliveira, jefe de marketing online de Entel Digital ya no es ni moda, ni fenómeno. Hoy es un elemento…


Ya lo sabes. Seguro. Después de tantos seminarios, congresos, artículos y speakers. Digital es EL medio masivo hoy. Y los consumidores quieren menos interrupción y más experiencia. Y su atención está concentrada (HACE VARIOS AÑOS) en distintas redes sociales. Y las marcas siguen siendo románticas. Al menos en Chile. Se aferran, todavía, al comercial en TV, a la vía pública o al aviso colorido en la revista couché de moda. Les es más cómodo seguir recorriendo el camino que han recorrido por años. Por más de 50 años. Apostar por el modelo clásico: arman una idea / campaña / concepto…

Manu Chatlani

Periodista. Dicen que soy displicente y díscolo. Tienen razón. Director ejecutivo de Jelly (@jellydigital). www.jelly.cl

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store