¿Y si una IPO no fuera una idea tan descabellada?

Manuel González
May 16, 2018 · 6 min read

Empezaré por el final: No hace falta, para nada, ser un empresón para realizar una IPO en España, ahora veréis…

Una de las opciones más “utilizadas” por parte de las empresas que se encuentran en plena fase de crecimiento es la tan famosa IPO, como estrategia para:

  • Financiar el crecimiento dado que “en teoría” es más fácil acceder a capital, tanto equity como deuda.
  • Dar salida a ciertos inversores, a veces una exigencia (poder vender sus participaciones en un mercado secundario).
  • Mayor “liquidez” para sus participaciones (más fácil comprar y vender).

Algunos os estaréis preguntando, ¿y qué es esto de una IPO?

Bien, una IPO (Initial Public Offering), en español, “oferta pública de acciones”, no es más que el proceso por el que las participaciones de una sociedad pasan a ser públicas (ahora se llamarán acciones), es decir: se pueden intercambiar (comprar y vender) en un mercado regulado donde todo queda registrado, y por lo tanto la empresa pasa a tener una valoración “objetivo” en todo momento. Por decirlo de otra manera, es una forma de decirle al mundo que ahora pueden comprar y vender parte de ella (participaciones/acciones) de una manera libre.

Evidentemente, no es fácil seguir el camino de los mercados de capitales (aquellos en los que se realizan compra-venta de activos financieros) , no hay tantas compañías que alcancen este paso o que escojan esta opción, aunque tiene sus adeptos.

Además, el tiempo medio que tardan las compañías en EEUU de salir al mercado (IPO) es de 10,7 años desde su fundación, por lo tanto no es algo a esperar en el corto plazo independientemente del país en el que se decida realizar el proceso.

PERO tranquilos, ¡puede que haya maneras/mercados de acortar estos tiempos!

En este post no vamos a hablar de las ventajas e inconvenientes de cotizar en un mercado regulado (lo haremos más adelante), pero vamos a darle una pensada a si la foto que tenemos muchos en mente de cómo son las compañías en el momento de su IPO es real, o por el contrario, mentira…

Allá vamos…

En España, y en general en unos cuantos países europeos, existe un mercado para compañías en fase de crecimiento, en nuestro caso es el MAB (Mercado Alternativo Bursátil). Es como hablar del IBEX 35 (mercado continuo) pero donde cotizan compañías que normalmente están en una fase anterior a la de consolidación, con fuertes crecimientos previstos y mucho por hacer. Este sería el mercado en el que tiene más sentido que nuestras startups acaben cotizando.

Igual algunos os estéis preguntando, ¿pero, entonces, no tienes que ser una empresa que ya esté facturando decenas, cientos de millones? ¿no tienes que ser una sociedad que al final del año haya generado algunos millones? ¿no tienes que ser una sociedad que esté generando beneficios (positivos), y sustanciales?

La respuesta es muy sencilla: NO. En el momento de la IPO NO tienes que ser una empresa con resultados positivos, facturando decenas de millones o generando caja.

Y ahora viene lo bueno…

Hemos (cuando hablo en plural, realmente estoy diciendo: yo me lo guiso, yo me lo como) realizado un estudio de todas las compañías que actualmente están cotizando en el MAB (excluimos a Let´s Gowex dado que como muchos sabremos, sus datos no es que fueran los más reales…), y hemos dado respuesta a esas preguntas que nosotros mismos también nos hacíamos.

Hemos agrupado las conclusiones en cuatro Preguntas, Respuestas y Conclusiones, ahí van…

  1. ¿Es necesario estar facturando cientos de millones?

“Facturación: todo lo que la empresa ha sido capaz de vender en el año”

La respuesta es clara, NO hace falta. El 43% de todas ellas iniciaron sus andaduras en bolsa facturando menos de 5 millones de euros al año. Un 71% menos de 10 millones de euros, y si, ha habido alguna cuya facturación era próxima a 0.

Conclusión: no hace falta estar facturando millones de euros.

2. ¿Es necesario salir a bolsa teniendo un resultado positivo?

“Resultado: lo que nos queda de los ingresos después de haber deducido todos los gastos…”

La respuesta en este caso es… NO otra vez. Un 35% de las empresas que decidieron cotizar en el MAB iniciaron sus andaduras con un resultado neto negativo, y dentro del restante 65% había muchas con un resultado próximo a cero .

Conclusión: no hace falta tener resultados positivos.

3. ¿Es necesario estar generando caja a nivel operativo?

“Generación de caja operativa(cash flow operativo): despúes de haber cobrado y pagado lo que me corresponde en el año derivado sólo de la actividad de mi empresa, ¿tengo más dinero en el banco que cuando empecé o, en cambio, tengo menos?”

Esta es, sin duda, la que más nos gusta y más nos sorprendió también. El Cash Flow operativo es la caja que eres capaz de generar teniendo en cuenta únicamente tu actividad como tal, es decir, no se tiene en cuenta ni las inversiones que realizas en inmovilizado (necesario para seguir con la actividad y crecer en muchos casos) ni las actividades de financiación (inversión recibida y pagada).

Pues bien, el 58% de todas las sociedades tenían un cash Flow operativo NEGATIVO. ¿Y qué quiere decir esto? Que más de la mitad de las empresas que cotizan en el MAB, al inicio de sus andaduras no vendían tanto como para pagarse sus propios gastos… en otras palabras, que lo normal es que requieras de financiación, a fin de cuentas, estás creciendo, estás apostando por una generación de valor en el futuro y es una de las razones por las que quieres cotizar, ¿no?

Conclusión: no hace falta generar caja a nivel operativo (con tu actividad).

4. ¿Es necesario estar generando caja al final?

“Generación de caja final (free cash flow): después de haber cobrado y pagado absolutamente TODO lo que me corresponde del año (incluyendo deuda bancaria, compras de inmovilizado etc), ¿tengo más dinero en el banco que cuando empecé o, en cambio, tengo menos?”

Aquí estamos hablando de los saldos finales de tesorería, es decir, cuando acabas el año has conseguido que el dinero que tienes en el banco haya incrementado, o por el contrario has tenido que ir consumiéndolo. Los resultados nos dicen que el 43% han tenido que ir consumiéndolo y que un 20% han generado mínimamente (50.000 € por ejemplo). Por lo tanto, tampoco hace falta que tu cuenta del banco a final de año sea mayor para poder iniciar tus andaduras en los mercados de capitales, en este caso, en el MAB.

Conclusión: no hace falta que el saldo de tu cuenta bancaria cada vez sea más elevada.

¿Alguna vez os habían dicho NO tantas veces? Seguro que sí… ¡a mí al menos!

En definitiva…

  1. No hace falta que estés facturando decenas de millones, es más, a priori no hace falta que hayas facturado más de 2 millones (hay casos).
  2. ¡No hace falta que tu resultado sea astronómico, es más, no pasa nada si es negativo…!
  3. Tampoco hace falta que tu cuenta en el banco sea para alardear, no pasa nada si el saldo cada vez parece que se va haciendo más pequeño.

Por lo tanto, A POR ELLO, o como mínimo, muestra interés, prepárate, aprende… es un camino largo pero está ahí para caminarlo.

PS 1: ¡¡Si os fijáis, al final del camino se ve la luz!!

PS2: Hay una iniciativa muy interesante que todos aquellos interesados en listar vuestra compañía (realizar una IPO) deberíais echar un ojo y es el Entorno Pre Mercado (EpM) creado por BME (Bolsas y Mercados Españoles) junto con Big Ban Angels. En esta iniciativa, entre otras cosas, te preparan para este camino. Que, por cierto, Startupxplore ya es colaborador de dicha iniciativa.

-

¿Qué piensas? ¡Déjame tu comentario!

-

Imagen: Dilbert

Manuel González

Written by

Searcher of the other side of everything! Investment passionate! Helping startups at Cómo!

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade