DEMOGRAFÍA del BREXIT

El envejecimiento de las poblaciones europeas es un factor determinante en las decisiones que se toman con grandes diferencias por grupos etarios.

En la medida en que se transforman los estratos, reduciéndose el peso relativo de los jóvenes, dado que por medio siglo se han ido imponiendo los nuevos tipos de familia o las familias con pocos hijos y se va posponiendo la edad de reproducción, mientras que las mejoras en alimentación, higiene y salud pública alargan la expectativa de vida hasta casi alcanzar un siglo, pues entonces, el peso relativo de los estratos más viejos será más importante.

La cultura política y el tipo de educación, o formas de comunicación y convivencia social y comunitaria, hace además que la asistencia a las urnas de votación sea más un deber ineludible y una costumbre entre los mayores, mientras que hay menos participación o hasta un desdén por ir a votar por parte de los menores, decepcionados de toda acción política y con actitudes cívicas más bien raquíticas.

El referendo de ayer muestra como el peso relativo de los mayores hace que la balanza se incline hacia donde ellos, los más viejos, prefieren, dejando a los jóvenes que participan frustrados, pero a la mayoría de los jóvenes con derecho a voto (mayores de 18 años) sin siquiera enterarse de lo que está pasando ni cómo los afecta, y menos aún los menores, el estrato de 16 a 18 por ejemplo, que ni siquiera tiene vela en ese entierro.