Nelson y Roque: antagonismos del fútbol paraguayo

En estos días el fútbol paraguayo vivió una gran sacudida al confirmarse al aguerrido, histórico y hasta legendario Nelson Haedo Valdez como nuevo refuerzo de Cerro Porteño.

El “León guaraní”, como es apodado Nelson, se suma a la lista de jugadores históricos que vuelven al fútbol paraguayo luego de recorrer el mundo gracias al “Deporte rey”.

Entre ellos, podemos citar a los también ex−mundialistas y que formaron parte del plantel que logró llegar a cuartos de final en Sudáfrica 2010 para ser posteriormente eliminados por España: Roque Luis Santa Cruz y Cristhian Riveros; ambos, jugadores del otro grande, Olimpia. Sin olvidar a Enrique “Rambert” Vera, que jugará por el Sportivo Luqueño esta temporada.

Demás está decir que una incorporación como esta, aumenta notablemente el status del fútbol paraguayo.

Me gustaría repasar los comienzos de dos grandes exponentes del deporte nacional, que supieron recorrer el mundo con su fútbol y regalar grandes alegrías, como los 2 goles que Nelson le marcó al Barcelona en el mismísmo Camp Nou y el gol histórico de Roque al Porto, el cual le permitió a su club de entonces, el Málaga, pasar a los cuartos de final de la Uefa Champions League.

Los goles de Haedo al Barcelona. Messi, una pulga a su lado (?)
El gol de Santa Cruz al Porto. El director de cámaras cableó y le enfocó a Demichelis primero :’V

El inicio de cada uno de estos jugadores fue el fiel reflejo de la desigualdad social en la que vivimos, esa desigualdad de la que muchos prefieren no hablar.

Cada uno representa a un club que identifica, de forma indirecta, a sus orígenes.

Roque, conocido en sus inicios como el “Babygol” por su increíble capacidad de tomar decisiones en una milésima de segundo y de definir una situación a favor de su equipo a su corta edad.

Un chico asunceno, español parlante, (en aquel entonces) con un gran futuro por delante e ídolo de sus compañeros de colegio. Un chico de “familia” como se diría comúnmente, cuyo padre era su propio representante.

Tenía el apoyo de su familia, dirigentes, el talento y lo más importante en una sociedad tan desigual como la nuestra: la suerte de haber nacido en un entorno favorable para la proyección hacia el futuro.

Por el otro lado, estaba Nelson, oriundo de Caaguazú, cuyos inicios no fueron tan prometedores ni tan favorables como los de su gran amigo, Roque.

Sin poder terminar la secundaria y casi sin hablar castellano, tuvo que trasladarse a la capital, acompañado de una bolsa de súper, en donde tenía todas y cada una de sus pertenencias.

Le tocó vivir por dos años debajo de las gradas del club en el que jugaba, Tembetary, y acompañar sus noches con mucha caña, para lograr calentarse, olvidar que su sueño se estaba alejando y posteriormente quedarse dormido.

Lo que le faltaba en talento, lo compensaba con una entrega pocas veces vista en el terreno de juego.

A cada uno le tocó transitar caminos distintos, pero por las vueltas que da la vida, ambos terminaron emigrando al fútbol alemán y ahí, por así decirlo, “se emparejaron las cosas”.

Roque ganó la Uefa Champions League en la temporada 2000/2001, poco después de llegar al Bayern Múnich. A Nelson, como en toda su vida, le fue un poco más complicado ganarse un lugar en el Werder Bremen. Pero lo consiguió, ambos lo consiguieron.

El “Babygol” se consagró como ídolo del equipo alemán y, en aquel entonces, “Cachorro de león” (?) logró su traspaso al segundo club más poderoso de aquel país, el Borussia Dortmund.

Tienen características e historias totalmente diferentes, uno era goleador nato, con una técnica y toques de calidad con suma inteligencia; el otro, un peleador todoterreno, incansable y multiuso, con vocación ofensiva.

¿Cómo olvidar el gol de Roque ante la Selección Argentina? Tras una pifia de Gabriel Heinze, definió con sutileza, fiel a su estilo, infalible. Un toque frío con el exterior de su pie derecho en un área llena de camisetas albicelestes. Explotó el Defensores, explotó el país. Paraguay le ganaba por primera vez en la historia a Argentina.

Roque y su gol contra la Selección Argentina. Gracias Heinze por los favores recibidos.

¿Cómo olvidar el gol de Nelson? en el mismo arco, tras el monumental, genial, inolvidable, magistral y maravilloso baile que brindó Salvador Cabañas a los jugadores argentinos para luego darle aquel pase gol que el “León” cambió por gol, tras un remate de zurda al otro lado del arco del portero argentino. Una vez más, explotaba el Defensores, Paraguay lograba ganarle nuevamente a Argentina de local.

Bailecito de Salvador Cabañas y gol de Haedo. ¿Salsa? ¿Cumbia? ¿Tango? ¡Que importa el estilo! Estuvo lindo el bailongo (?)

Nelson lo gritó a todo pulmón, hasta quedarse afónico, quizás, *momento cursi* recordaba con rabia, con furia, todo lo que tuvo que pasar para que ese momento llegue, las noches de frío, de soledad. #QueSeYo #Ja’enteo

Ambos son ídolos indiscutibles del fútbol paraguayo, Roque juega por el Rey de Copas, el equipo más laureado de nuestro fútbol y coloso internacional.

Nelson está con el club del pueblo, con la gente que, como él, sigue soñando con alcanzar aquel tan preciado galardón internacional.

Quien suscribe, se emocionó (y mucho) cuando Roque marcó su primer gol con Olimpia a su regreso. Y también se emocionó al ver a 10mil personas recibiendo a Nelson en la nueva Olla.

Mi conclusión es que nadie, nunca, debería pasar por todo lo que pasó Nelson para cumplir su sueño. Capaz, la próxima gran estrella del fútbol paraguayo está fumando chespi en alguna vereda céntrica o, quizás, el que debería ser el próximo “Luis Alberto del Paraná” está siendo desalojado de su pedazo de tierra a manos de sojeros brasiguayos. Nunca lo sabremos.

En “teoría” todos somos iguales ante la ley y todos deberíamos tener las mismas oportunidades para cumplir nuestros sueños.

Se viene un torneo más que apasionante, que viva el fútbol, que viva el deporte y japiró la violencia y los cánticos denigrantes hacia otras personas por el simple hecho de gustar de otros colores y otras historias.

Para dejar bien en claro, admiro a ambos jugadores y este intento de análisis llamó mi atención en mi enredada cabeza y me pareció que merecía un lugar en internet. :V

Like what you read? Give Marcelo Daniel Cáceres a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.