Pensamientos de mañana.

The world is a book, and those who do not travel read only a page.

-Augustine of Hippo (354–430AD)

Desde la primera vez que escuché la frase citada me sentí identificado; no solamente con el sentido de viajar por el mundo, sino por la perspectiva de ver el mundo -y la vida- como un libro que no puede quedarse en una única página. En adelante unos párrafos, para compartirles un poco de lo que hay en mi mente:

Desde una familia donde siempre se le ha apostado a la educación como herramienta para el cambio y salir adelante, un entorno académico rico en pensamientos emprendedores e innovadores y una filosofía personal de querer dejar una marca positiva en donde quiera que este “haciendo algo más”. Son los tres principales factores que considero me han guiado para llegar a transformar una vida normal en una aventura diaria.

La biotecnología -como entorno académico-, es una herramienta para generar grandes innovaciones con un gran impacto en ambiente, industria, y la misma sociedad. Sin embargo, los seres humanos usualmente preferimos quedarnos en zonas seguras o la típica zona de confort. Donde tenemos una vida perfectamente agendada dentro del mismo sistema tradicional, y no vemos más allá de graduarnos de la universidad para conseguir un trabajo y “establecernos económicamente”.

Este panorama, no es algo que me emocione mucho. De hecho, es lo que menos me gusta al pensar en el momento en que termine mi carrera. Considerando esto y gracias a la invitación de una persona muy cercana, envié mi aplicación para ser parte del Intel Youth Enterprise Ideation Camp, en julio del 2014, viendo ahí una oportunidad de aprender algo diferente.

Este evento fue el punto crítico para darme cuenta que quería involucrarme en el mundo del emprendedurismo, llevando la ciencia -que tanto amo- a algo más real, y que me diera libertad de hacer lo que más amo a mi manera.

Ir conociendo más del mundo del emprendedurismo y asistir a eventos de este entorno, me iba enamorando más de la idea de generar mi propio emprendimiento en biotecnología. Sueño que se tornó más real al conocer al equipo al cual pertenezco actualmente, donde Rafael, Sofía y Pablo han sido un apoyo incondicional al leer páginas desconocidas de este libro.

Siguiendo con la metáfora del libro, es interesante ver como salir de nuestra realidad inmediata puede hacer que uno se dé cuenta de que ha estado escribiendo la misma página una y otra vez, o que al menos no ha avanzado tanto como cree. Por ejemplo, afuera de los trabajos, los proyectos, las tareas de la universidad y principalmente la rutina, existe un mundo de oportunidades y experiencias que dejamos pasar y que nos podría hacer crecer increíblemente.

Puede ser solo la rutina, el miedo o la pereza, sea cual sea la situación de cada uno, estos son actitudes que pueden cambiar mucho la vida de una persona. Un simple café puede darnos el contacto con la oportunidad de nuestras vidas, oportunidad que habríamos perdido si nos quedamos en la casa sentados frente al televisor.

Viviendo esta experiencia y considerando cada pequeño detalle que nos ayudó a llegar acá, puedo afirmar que:

· Todos tenemos las mismas oportunidades, la diferencia está en quien las toma, y quien las ignora.

· Todo el esfuerzo, llega a ser recompensado, en algunos casos más rápido que otros. Pero a veces cuando tarda más la recompensa, el resultado final es más valioso.

· En Costa Rica hay muchísimo talento, y no debemos subestimarnos al compararnos con personas de “primer mundo” ya que podemos competir perfectamente.

· Se debe soñar en grande, y entre más descabellado el objetivo, más interesante la historia que vamos escribiendo

· Debemos estar abiertos a ser sorprendidos cada día, porque en los detalles y las pequeñas cosas, están las mejores ideas, experiencias y frases para ir escribiendo en nuestro libro.

· El mundo es un libro, procuremos leer la mayor cantidad de páginas y que al final del camino, podamos decir: Yo viví.

-Mars

Like what you read? Give Marcelo Castro-Alpízar a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.