Capítulo 1–12 _ página 37_ Libro: Ángeles y demonios _ Fecha: octubre, 24 del 2018.

El libro ángeles y demonios empieza narrando una pesadilla del personaje Robert Langdon, en esta se imagina en la Gran pirámide de Gizeh con su esposa, su visión ya borrosa y sus oídos martilleaban, se sentía viejo, en un instante bajo la mirada y cuando la volvió a levantar, ella había desaparecido, en él se dibujó una mueca de soledad, y lanzo un grito que resonó en el desierto.

Robert se despertó de su pesadilla sobresaltado, debido al sonido del teléfono; insensato descolgó, era un llamada de Maximilian Kohler, físico de partículas descontinuas, le comentaba que había obtenido su número telefónico por la web de su libro e insistía en verle, furioso colgó e intento dormir nuevamente, aunque resulto inútil, el sueño estaba impregnado en su mente, bajo descalzo a la cocina y tomo su remedio para el insomnio; mientras contemplaba la oscuridad de su casa, se vio perturbado por el sonido del fax, en la página recibida se mostraba un cadáver humano, desnudo y tenía una gran quemadura en el pecho grabada a fuego con una palabra que él conocía muy bien, tartamudeo con el corazón acelerado –Iluminati-

Luego descolgó el audífono del fax, el físico seguía insistiendo en verle, de hecho le había enviado un avión, Landong no tenía elección y acepto.

- Mientras se narra desde otra perspectiva a dos hombres reunidos, se trataba de los responsables del asesinato del hombre, el asesino no había dejado dudas de quien era el responsable.

El Saab 900S de Langdon Salió de Callahan Tunnel por el lado este de Boston Harbor, era un prototipo del Boeing X-33, se dirigía a Ginebra, Suiza y llegarían dentro de una hora.

Estuvo a las 7:7 en Suiza aunque el piloto le explico que pasaban unos minutos de la 1 de la tarde ya que acababan de cruzar seis husos horarios, luego se dirigió en un vehículo al laboratorio que distaba cinco kilómetros, el piloto le advirtió que llegaría en dos minutos.

CERN- Conseil Europèen pour la Recherche Nuclèaire

Se bajó del auto y en la puerta del edificio le esperaba Maximilian Kohler, director general del CERN; ingresaron al edificio y dieron un recorrido, llegaron a un sala donde se encontraba el cadáver de Leonardo Vetra el aspecto del cadáver era espantoso y la piel había adquirido un color gris azulado, Langdon se quedó perplejo y observando al cadáver; Kohler le pregunto si ya había averiguado algo y fueron a una habitación más cálida para hablar. Langdon le narro la historia de los Illuminati describiéndolos como los iluminados, agrego que estos fueron perseguidos por la iglesia católica, afirmo que Galileo era un illuminatus y fue castigado por la iglesia por afirmar que Dios había colocado a la humanidad en un logar que no era el centro de su universo; también eran denominado Shaitan que significaba “adversario”.

- Jano aconsejo al hassassin que fuera a descansar, que la fase dos estaba a punto de empezar.

Langdon explicaba a Kohler que este era un símbolo satánico, y que la hermandad de los illuminati que era una secta antigua estaba resurgiendo; la iglesia insistió que lucifer era el iluminador.

Luego que Langdon termino Kohler se acercó a él y le pidió que le ayude a localizar a los illuminati Langdon afirmo que era improbable que esa marca haya sido hecha por los illuminati, ya que estos se extinguieron hace mucho tiempo. También le aseguro que, aunque los illuminati siguieran activos, que parecía casi imposible, no estarían implicado en la muerte de Vetra.

Kohler guió a Langdon a la oficina de Vetra y le mostró algo que lo dejo impactado (…)