¡Por fin! Amazonas

¿Cómo no le pregunté más a mi madre, dónde había parado en el Amazonas cuando fue a Costa Rica? ¿Qué habrá visto? ¿Cómo sería en aquella época…?

Manaus ha sido entender que muchas características que siempre pensé eran personales de mi madre, en realidad son culturales, ese gusto por la comida, por cocinar.

Las personas que me hospedan pasan hablando de platos y “temperos” para degustar y regocijar el paladar. Me muestran en el mercado caldos, condimentos y vegetales únicos del Amazonas.

¡Pero lo mejor fue ver a las mujeres tomándose fotos! Después de haber recopilado tantas fotos de mi madre y haber pensado que eran influenciadas por las fotos cinematográficas de la época, debido a las poses para la cámara…, ¡pues me voy encontrando la misma pose en todas las mujeres que se toman fotos en la calle! En esta tierra tomarse una foto es ¡todo un evento!

fotos de los años 40 del álbum de mi madre

Manaus, mi primer puerto, está llena de edificios hermosos, abandonados, corroídos por el clima y el hábito al descuido. Carga la pobreza de un apogeo que parece estar lejos de resucitar.

Autorretrato en el Teatro Amazonas de Manaus, Brasil

Pero la gente de esa ciudad es de una ¡amabilidad impresionante! Imposible no sentirse como parte de la familia con el trato y la generosa apertura de las personas en esta ciudad amazonense.

Biblioteca pública de Manaus. El edificio en mejor estado que encontré

Si te gustó esta crónica, dale click al corazón verde de abajo a la izquierda. Así más gente lo leerá ¡gracias!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.