Recomendaciones para mejorar la circulación en los pies

Recomendaciones para mejorar la circulación en los pies

Hábitos como el consumo de alcohol y cafeína en exceso, el sedentarismo, dietas inadecuadas, entre otros suelen afectar la fluidez sanguínea hacia las extremidades, con consecuencias tan serias que pueden llevar a la gangrena y hasta la pérdida de algún miembro. Si en algún momento has notado la aparición de varices, los pies fríos u hormigueos, presta atención a estas recomendaciones para mejorar la circulación en los pies que te trae Calzados Cruz Verde, puesto que se puede tratar de un problema de salud muy serio.

Causas y síntomas de una mala circulación

La falta de fluidez sanguínea afecta directamente el funcionamiento de los órganos, pues la sangre es la que se encarga de llevar oxígeno y nutrientes a todo el cuerpo. Las extremidades rápidamente reflejan cuando la persona sufre este tipo de problemas.

Las causas que provocan la mala circulación sanguínea hacia las células y tejidos de las extremidades pueden ser por problemas de salud o por malos hábitos. Quienes sufren diabetes, hipertensión, arritmia, obesidad, arteriosclerosis o enfermedades coronarias son propensos a sufrir de un flujo de sangre irregular.

La Enfermedad Vascular Periférica (PVD) es otro enemigo de la circulación puesto que consiste en el bloqueo de las arterias y venas que llevan la sangre a las extremidades. Las personas que fuman mucho son especialmente vulnerables ante este mal.

A los malos hábitos que mencionamos al principio también podemos agregarle el consumo de drogas y medicamentos fuertes, el estrés, estar demasiado tiempo de pie y la exposición a temperaturas muy bajas por tiempo prolongado.

Existen síntomas que son muy evidentes a la hora de detectar la deficiencia en el flujo de sangre como la aparición de várices, hormigueo y la coloración azulada de los pies y uñas. También el dolor en las piernas y pies, calambres, pérdida de sensibilidad, dificultad para caminar, disminución de la fuerza en las extremidades y aparición de úlceras. Asimismo, la falta de riego sanguíneo es una de las causas de los pies fríos.

Algunos síntomas desaparecen durante el descanso, pero otros son persistentes, como las várices y la aparición de callosidades o llagas que tardan mucho tiempo en sanar. Antes de enumerar las recomendaciones para mejorar la circulación en los pies te recomendamos acudir al médico para que determine cuál es la causa del problema. De esta manera se aplica el tratamiento adecuado que deberás combinar con algunos cambios de rutina.

Consejos para mejorar la circulación

Restablecer el riego sanguíneo hacia las extremidades implica en la mayoría de los casos adecuarse a un nuevo estilo de vida. Cuando hay de por medio una historia clínica que precede el problema, debe ir acompañado del consumo de ciertos medicamentos.

Pero, en términos generales, al aplicar las siguientes recomendaciones para mejorar la circulación de los pies te ayudará a que la condición desaparezca o al menos esté controlada:

  • Establecer un régimen de ejercicio regular como caminar, montar bicicleta, practicar natación, etc.
  • Dejar el consumo de cigarrillos.
  • Controlar los niveles de azúcar en la sangre.
  • Controlar la presión arterial.
  • Reducir niveles de colesterol.
  • Mantener una dieta sana y equilibrada.
  • Disminuir consumo de sal.
  • Consumir alimentos ricos en vitaminas C y E.
  • Consumir un litro de agua en ayunas y, en general, ingerir suficiente líquido durante el día.
  • Utilizar un calzado adecuado.

Junto a estos consejos también puedes aplicar algunos remedios naturales. Por ejemplo, cuando estés descansando sumerge los pies en agua caliente y luego en agua fría, de esta manera estimulas el flujo sanguíneo.

Mantener los pies en alto durante 30 minutos también restablece la circulación, al igual que lo hacen algunas hierbas como el jengibre, el tomillo, la salvia o el romero. Conocer bien tus pies te permitirá darte cuenta al primer síntoma de alguna irregularidad y así acabar con el problema a tiempo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.