#8M he parado

Por las mujeres de mi clan

He parado por mi bisabuela Mamalela, la #matriarca que dio nombre al clan. Que antes de los 40, tras una decena de partos, parcos en cuarentenas, parecía una centenaria actual.

He parado por sus hijas, las que sobrevivieron a esos partos. Las más, solteras. Las otras, casi todas, malcasadas. Entre ellas, mi abuela.

He parado por las hijas de sus hijas, las nietas. Creciendo libres de la tiranía del bisabuelo y libres a pesar del machamartillo de aquel Catolicismo y de la escuela franquista. Por mi madre.

He parado por las nietas de sus hijas, las bisnietas. Por mí misma. A mi pesar (https://medium.com/@margareig/perdonad-no-puedo-parar-8fe9c693b6b2). Por coherencia. Mis criterios personales no podían ir contra mis criterios universales. Nosotras sí que hemos crecido libres. Entre comillas. No nos hemos “librado” del machismo, del acoso laboral, ni del sexual, ni del descalabro salarial, siquiera del pase, usted, señora. Siquiera del que nos llamen señoritas por no conocernos varón próximo…

He parado por las tataranietas de Mamalela. Por la bisnieta de su hija malcasada. Porque este #8M me ha mandado un mensaje para que le firmara una autorización para salir del instituto a las 11:35. Que su madre no tenía coche. Que a las 12 tenía que estar en la concentración. Me ha preguntado su abuela, mi madre, nieta de Mamelela, ¿qué reivindica ella? Su futuro, mamá, su futuro.

Y mi futuro, y el tuyo… Y nuestro pasado. Y nuestro presente.

Por eso, este #8M, al final, he parado. Por las mujeres de mi familia.

Like what you read? Give Marga Reig a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.