El caso de Hakan Calhanoglu

Vía Google.

El astro jugador turco del Bayer 04 Leverkusen alemán, Hakan Calhanoglu, recibió la noticia de la ratificación de su suspensión por cuatro meses fuera de las canchas del fútbol y, además, tendrá que pagar una multa de €100,000. En realidad, la decisión la habría tomado la FIFA el año pasado, pero Hakan apeló a tal situación, aunque el TAS le daría la razón a la FIFA y al club turco Trabzonspor.

Para entender la situación, habría que irse a lo sucedido en el año 2011 cuando Hakan militaba en el Karlsruhe. A los 17 años de edad, habría llegado a un acuerdo con el Trabzonspor a cambio de cerca de £85,900. Sin embargo, Calhanoglu terminaría quedándose en el Karlsruhe (incluso ampliaría su contrato) para finalmente terminar en el Hamburgo alemán en el 2013. Al año siguiente, terminaría en su club actual, el Bayer Leverkusen.

El Trabzonspor acudiría ante la FIFA para demandar al joven jugador alemán por la ruptura del contrato sin justa causa, lo que está debidamente previsto en las leyes que acuñen a este deporte. La FIFA decidiría a favor del equipo turco, pero Hakan apelaría ante el TAS que, finalmente, ratificó la decisión.

Por un caso que se remonta a 6 años atrás, el Bayer Leverkusen se quedaría sin, al menos, uno de sus jugadores más importantes del equipo, el cual se enfrentará en los próximos días al Atlético de Madrid por la UEFA Champions League y lucha constantemente para meterse en Europa la siguiente temporada. En definitiva, el club alemán es quien sale más perjudicado.

Rudi Völler, director deportivo del club, afirmada que ellos no tuvieron nada que ver con la situación en 2011. Incluso, buscarán actuar porque les afecta directamente una situación ajena. Ciertamente, pero al contratar a un jugador, se entiende que se maneja todos los antecedentes del mismo para evitar situaciones como estas. Fue un mal manejo del jugador y del club, en definitiva, quiénes ahora tendrán que afrontar la segunda parte de la temporada sin su jugador estrella.

Like what you read? Give María Virginia Viloria a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.