Overflows

Escribir en tu espalda para que adivines lo que pongo es igual que besarte con los ojos cerrados y supieras -o hacerte una idea al menos- lo que te puedo llegar a querer.

Pero no hay adivinanzas que valgan ni rompecabezas para tener que demostrar algo que ya es visible en la piel. Porque está tan dentro que no puede calar más, y rebosa.

Like what you read? Give Maria Vega a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.