Tengo miedo a decir:

«Siempre soy la misma estúpida que regala su corazón sin pensar en cómo se lo pueden devolver. A veces roto, o a veces ni eso».

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.