¡Y… yo?

No tiene tanto que ver con el qué dirán, sino con el qué me digo a mí misma. Porque mi único error fue darte todo sin pensar en que yo también era una parte importante, y no me tuve en cuenta.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.