Tiempos de ayer, tiempos de hoy.

Marcos Pérez Jiménez al comenzar con su integración a la Junta Militar de Gobierno, comienza una dictadura que alardeaba de un progreso sobresaliente de obras públicas de magnifica amplitud, mientras el pueblo Venezolano pagaba con el disfrute de calles seguras y alegres a costo de sus propios derechos humanos.

Los venezolanos pasaron a estar atrapados en las manos de un hombre autoritario que no les permitía críticas o reclamos… ahora que lo pienso, quizá fue esa la intención al preparar esplendidos carnavales o desfiles en donde se debía participar con obligatoriedad.

Algunos líderes opositores, seguidos por estudiantes universitarios, ya sin la posibilidad de expresarse libremente y sin la existencia de partidos políticos, comenzaron con el movimiento que terminaría por acabar con la tiranía y demostrar que los derechos no pueden tener precio alguno

Podríamos comparar un poco ese tiempo con el de ahora, donde los venezolanos estamos viviendo una época como el pueblo esclavo al gobierno. Comparemos partiendo principalmente por la imposibilidad de expresarnos libremente que tenemos cada uno de los Venezolanos, por un gobierno que se ha convertido en una dictadura donde se está dejando a un lado el uso correcto de los derechos humanos, un país donde se le exige a los Venezolanos cumplir con una serie de pasos que únicamente favorecen a una colectividad burócrata y no al país en general, claro, con la diferencia de que durante el gobierno de Pérez Jiménez la inseguridad no abundaba como lo hace hoy día debido a que era un gobierno estricto a tal punto de suspender las garantías constitucionales de los ciudadanos para disminuir la inseguridad, en la actualidad, esta es una de las principales problemáticas que tiene nuestro país ya que es tanta que no es capaz de ser controlada.

La estricta dictadura de Pérez Jiménez fue tan personalista que encarcelo a opositores, lo que se puede comparar en la actualidad con nuestros presos políticos; el desgaste del gobierno y su mala administración lo ha llevado a que actualmente se repita lo que ya ocurrió durante el gobierno del ya antes mencionado, lo que es que la oposición pide al pueblo salir a las manifestaciones a dar a conocer su descontento con este gobierno esperando que se respete nuestra constitución y el estado de derecho de nuestro pueblo.

Es muy triste detenerse y pensar ‘‘¿se está repitiendo la historia?’’

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.