Es tan común escribir por la noche cuando todos los ruidos han desaparecido cuando a lo lejos sólo escucho un sonido que apenas término distinguiendo.

Está es la época en la que quizás más me conoceré, en la que más me he dado cuenta que lo bueno cuesta y a veces nos hace perder demasiado para poder ganarlo.

Cansada de varios días que se han convertido en semanas enteras sin poder sentirme libre finalmente siento una noche medio tranquila en la que me voy a la cama con una sonrisa, no tengo la menor idea si algo bueno pase el día de mañana pero quiero pensar sólo en este momento en el que mi cama esta cómoda y me quedan un par de horas aún para dormir.

Like what you read? Give Mariam Luna a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.