Para ser un buen escritor, se tiene que ser un buen lector

Un buen lector no es aquel que lee libros como tragamonedas, es el que sabe entender y aprender de un libro.

De un buen lector sale un buen escritor, de leer mucho sale conocimiento, tu ortografía también mejora y cuándo alguien nos pide que escribamos algo o le digamos que si la ortografía es correcta, nos damos cuenta que podemos corregir la forma de escritura, poner palabras alternativas o expresarnos escribiendo muy fácilmente. Por ejemplo hay algún tema que nos guste mucho, empezamos a seguirlo y hay un libro que nos encanta se acaba y no tiene secuela. Se puede empezar haciéndola y eso con la tecnología de hoy ya es posible. La mayoría de los escritores viven en su mundo y tienen una imaginación que vuela más allá de dónde podemos creer. Para ser un buen escritor podrías ser el más listo del mundo, sin embargo no es necesario. Sólo se necesitan tres cosas básicas.

Ser un buen lector: no tragarse los libros como poporopos, sino que poner atención y a veces perderse en el mundo del libro no está mal.

Tener imaginación: eso nadie puede decir que no tiene y menos siendo adolecente o niño. No es difícil imaginar un unicornio, igual de fácil es ir desenlazando una historia de algo que te gusta mucho.

Y por último tener las ganas: después de todo querer es poder.

Así pues la escritura no es lo más difícil del mundo solo necesitas tres cosas básicas e inspiración.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.