Danzas urbanas

Un lugar en el mundo llamado Hip Hop

Calentando, entrenando, ensayando, estirando, así pasa su rutina diaria, de la cual, dice, está enamorado. Un paso de break, una mortal, el old school, el house son sus mejores aliados. Con sus grandes pantalones, siempre una gorra en su cabeza y la bandana en el bolsillo trasero del pantalón para añadirle un estilo urbano que no debe faltar.

Y lo hace todos los días, sin lugar fijo y con un parlante portátil, así el bailarín hip-hopero demuestra su talento. Lo hace por amor y pasión, y también lo hace para vivir.

Gentileza Iván Suarez

La gorra pasa de manos finalizado el espectáculo, acompañado de grandes aplausos recibe buenos gestos de los espectadores que claramente lo soportan para continuar bailando. Su lema es: “Bailar, dormir, bailar, comer, bailar y continuar bailando”.

Precisión y disciplina es lo que hace un gran bailarín y en sus compases de ochos lo demuestra. “Ni la técnica ni la soberbia llevan a ganar campeonatos, sólo la pasión” se lo escucha decir a sus alumnos.

No, no tiene un título de una gran academia, ni alguien que lo autorice para enseñar, lo mueve su pasión y sus ganas de crecer en grupo, su fuerza y corazón, demostrados en cada golpe, mirada y emoción en una coreografía.

Su escenario puede ser una esquina, una plaza, un cumpleaños familiar. Es que no existe un escenario fijo para bailar.

Gentileza Iván Suarez

Adrenalina y locura son sus mejores sentimientos. Ambición y persistencia sus mejores cualidades. Si de crecer se habla no hay excusa sino razones para continuar.

Interrumpir las avenidas 9 de Julio y Corrientes al estilo “step up” y llenar de cultura callejera la ciudad de Buenos Aires, ese es su gran gran sueño.

Bailar hip hop es como una buena enfermedad, se contagia por donde camines, algo así como un resfrío. Todos dicen quiero bailar así y simplemente lo hacen”, dice cada vez que le preguntan por qué comenzó a bailar. No hay una gran ciencia si de bailar hip hop se trata.

No hay un día escrito, no hay una hora dicha. Es como cuando necesitas respirar y simplemente lo haces, tal cual, así, y ese es su lugar en el mundo: el hip hop.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.