Mientras aún soy yo

A veces me asusto mucho. Me encuentro con la imagen clara y precisa en mi mente, con el convencimiento de que sé de lo que quiero hablar, de a quién me quiero referir, pero simplemente no encuentro la palabra, no recuerdo el nombre.

La memoria es una lucecita que no dura lo mismo para todos.

Mi memoria siempre ha sido uno de mis activos más importantes. Gracias a ella tuve excelentes calificaciones durante todo mi periodo escolar y, ciertamente, durante la universidad. En el trabajo también era una ventaja no tener que recorrer toda una grabación para encontrar la cita exacta que quería utilizar para mis notas. Toda la vida me han dicho que soy inteligente, a veces dudo si será inteligencia o, simplemente, mi buena memoria.

O mejor dicho, lo que era mi buena memoria. La estoy perdiendo. Aún no llego a los 40 y me veo a mí misma olvidando el nombre completo de mi mejor amigo. Pasó ayer, 4 de julio. Como era su cumpleaños, quise escribirle un mensaje en Facebook. Escribí su nombre, el nombre por el que siempre lo he llamado. Nada. Resulta que en su perfil de Facebook utiliza únicamente su primer nombre. No lo recordaba, no recordaba su apellido. Me costó mucho meterme al lío que ahora es mi memoria y encontrarlo. Lo encontré, pero me quedó un dolor en el corazón que aún no logro aliviar.

Por eso he decidido empezar a escribir. Siempre he escrito noticias, información sobre temas sociales, ecológicos, políticos, económicos. Rara vez escribo sobre mí y, ciertamente, casi nunca lo he hecho sobre mi vida privada, sobre quién soy.

Temo mucho que eventualmente llegue a olvidar tanto que deje de ser yo. Me invade el pánico pensar en que olvidaré quién fui. Cuando ya no recuerde, dejaré de ser yo, la amiga chistosa, la mamá relaja, la periodista, la hija, la hermana… no sé quién seré entonces y, mientras aún soy yo, quiero escribirlo para recordarlo, para recordarme, para que me recuerden.

A veces bromeo con que Dios no me dio belleza ni carisma pero me dio el don de la palabra. Temo mucho perder ese don, así que lo usaré mientras aún lo tenga. Escribiré mientras pueda. Escribiré para intentar salvarme.

Like what you read? Give Mariana Belloso a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.