Vulnerable

Y me quedé inmóvil detrás de ella por casi dos horas. No tenía más que decir, ya lo había dicho todo antes. Miles de pensamientos pasaron por mi cabeza, se puede decir que entendí muchas cosas de mí misma a través de ella.

No podía dejar de estar inmóvil. Simplemente mover los ojos me causaba un inmenso dolor en el alma. Ni decir de sus miradas esquivas que me navajeaban el corazón.

Mientras la veía de espaldas pensaba en todo lo que había hecho con buenas intenciones y me había salido mal. Ella seguía ahí porque le rogué que no se fuera. Y por alguna razón me hizo caso. Quiero pensar que fue porque todavía sentía algo por mí y eso la hacía quedarse.

No había palabra alguna que enmendara lo que ya estaba arruinado; que sanara lo que estaba herido; que deshiciera lo que ya estaba hecho. Las cosas tomaron un matiz oscuro con tanta premura que mi reacción inmediata fue siempre negarlo.

-Todo está bien- me decía a mi misma… pero tal vez no lo estaba y yo no lo quería ver.

¿Hasta donde llega el límite de una persona? Cada quien tiene uno diferente. Pero por desgracia, yo conocí y alcancé el suyo.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.