Katja Forbes: “No eres un diseñador, eres un entrenador” — #ILARío18

Durante el segundo día de la conferencia que se llevó a cabo en Brasil, pude participar de la charla que presentó una de las 3 mujeres que se subió al escenario durante la jornada, la australiana emprendedora y miembro del board de IxDA, Katja Forbes.

Desde un comienzo, la diseñadora declaró que su presentación era práctica, rápida y con recursos claves para que todos los asistentes pudiésemos aplicar lo aprendido “a partir del lunes”. Así que vamos al grano:

La nueva visión del diseñador como coach.

Los UXers no somos diseñadores, somos entrenadores o coaches. O como yo lo veo: somos diseñadores, pero además usamos muchos otros sombreros. Para mí, uno de los más importantes es el de coach porque habla de la importancia de las personas como componente esencial dentro de los procesos de diseño. Las métodos vienen en distintos sabores y colores, dijo Katja, y pueden ser aplicables como queramos — como también reforzó esa misma mañana Marc Stickdorn — pero quienes aplican esas metodologías son los individuos miembros de un equipo.

Forbes mencionó cómo esos procesos pueden ser decisiones estratégicas a nivel compañía — como ocurrió en el caso de PepsiCo — que deben ser impulsados y evangelizados por los diseñadores. El coaching, en estos casos, puede ser clave para visualizar y solucionar los problemas que aparecen en este cambio mental de la manera en que se hacen las cosas adentro de una organización.

Forbes lo define en un post sobre Design sprints:
[Los sprints] They offer a way to quickly assemble diverse talent and knowledge to tackle complicated business challenges. You may want to take a divergent approach to explore what might be possible or need to explore the problem as much as the solution.

Las personas somos un constante work in progress. Todos tenemos la posibilidad y la necesidad de seguir creciendo, aprendiendo y cumpliendo objetivos laborales y personales. Es en estos casos cuando el rol del coach puede ser muy últil para facilitar y guiar para que los individuos cumplan sus objetivos.

Katja comentó que al analizar esta comparación de ambos roles, de diseñador y entrenador, investigó el modelo G.R.O.W. de coaching de los noventas. Una estructura que no es moderna, no es novedad para nuestros tiempos, pero sin embargo tiene los puntos fundamentales para poder ejercer esta labor dentro de un grupo de personas.

¿Qué es coaching?

Es una relación horizontal y no basada en seniority, entre 2 personas, que acuerdan comenzar un proceso de coaching.

Su objetivo es ayudar a la persona a pensar creativamente para que lleguen a las soluciones a sus problemas de manera independiente, solos. Este proceso se realiza por medio de preguntas abiertas y de una guía al coachee para que vea diferentes perspectivas al problema.

La diferencia con la mentoría es que en este proceso no hay una jerarquía; la persona que necesita ayuda busca a su mentor por su expertise y conocimientos.

¿Cómo puedes adoptar y reforzar el mindset de un coach?

  1. Dedica tiempo a aclarar los objetivos de tu coachee. Varias veces. Todas las veces que sea necesaria.
  2. No dejes que tus coachees te seduzcan y te lleven por el lado de la mentoría. Esta es una relación entre pares.
  3. Cuidado con las preguntas cargadas. Los coaches no tenemos las respuestas
  4. Cuidado con los silencios cargados. Esta relación es en base a preguntas y conversación, en sacar del fondo del individuo las respuestas que tiene en su interior
  5. Cuidado con coludirte con tu coachee, en pensar lo mismo, en crear una alianza frente a su objetivo. Debes mantenerte neutral
  6. Si vas a usar el modelo GROW, no es necesario que lo hagas en orden

Haz que los objetivos sean alcanzables

Uno de los puntos importantes de un proceso de coaching es que se establezcan los objetivos desde un comienzo y que en conjunto — coach y coachee — definan cómo de un punto A, la persona va a llegar a un punto B.

Ese camino, ese cambio de estado, debe tener un plan en el que los objetivos se puedan realmente conseguir, teniendo en cuenta las habilidades y los medios de la dupla.

Los consejos de Katja para los entrenadores son:

  • Dimensiona el esfuerzo, el tiempo y los costos que toma obtener la meta, versus los beneficios y las otras obligaciones que tienes como coach.
  • Si no tienes tiempo, dinero o talento para conseguir la metas es muy probable que falles
  • Toma algo que parece imposible y haz que ocurra por medio de una planificación inteligente ¡y atrévete a conseguirlo!

Plan básico de coaching

Realiza una matriz con actividades, las métricas que indiquen el éxito de estas actividades, qué roles estarán involucrados en esas actividades y cuándo serán realizadas. Y voilà ¡Ya estás listo para partir!

Mensajes clave

  1. Un plan de coaching exitoso:
  • es sobre mostrar cuál es el camino y apoyar durante el proceso, y no sobre dirigir a la persona por ese camino
  • se realiza construyendo desde el comienzo una relación con la persona a la que le estés haciendo coaching

2. El coaching es una conversación, un diálogo mediante el cual el entrenador y el individuo interactúan en una dinámica de intercambio para alcanzar metas, aumentar el rendimiento y mover al individuo hacia el éxito


Como feliz estudiante de coaching — tomé este curso en la Universidad de Chile hace algunos años— , y como coachee, reconozco la relevancia que tiene esta disciplina en el desarrollo personal y profesional de los individuos. La he vivido y sé que sirve.

Como UX manager y líder de equipos, vivo y veo día a día la gran necesidad de ocupar estas herramientas en áreas de tecnología, en las que trabajamos con equipos multidisciplinarios y en las que potenciar la individualidad es tan importante como tener un grupo robusto y conectado. Cada uno aporta al todo, y el crecimiento de los integrantes es vital para incentivar el hambre del equipo por hacer las cosas bien.

También destaco de esta charla la responsabilidad que se nos entrega como líderes — todos los que nos dedicamos a UX y nos vemos enfrentados a evangelizar y promover la disciplina — de compartir nuestros recursos con otras personas, ayudarlas, empujarlas, acompañarlas en el salto, a ver su potencial. Es muy necesario que las nuevas generaciones de diseñadores tengan clara esta dinámica, este “servicio” que pueden tanto pedir como dar, para modelar su camino profesional.

Pero sobre todo aplaudo el llamado que esta charla hace — así como nosotros declaramos que la Experiencia de usuario pone al usuario en el centro — a poner a las personas al medio de nuestros procesos. Siempre, siempre, siempre, “personas por sobre procesos”.