Decálogo de la comunicación no hostil
Jose Luis Orihuela
793

Muy bueno Jose Luis Orihuela. Comparto todo lo expresado. He llegado a la conclusión de que nos enseñaron a hablar o escribir sin pensar lo que decimos, sin medir las palabras y sus connotaciones, ni las consecuencias de lo que decimos, ni a quienes nos leerán o nos escucharán.

En una clase alguien me preguntó: “¿Y entonces tengo que pensar todo lo que digo, elegir cada palabra?”
Bueno, por supuesto que yo creo que sí, debemos hacerlo, tanto al hablar como al escribir. De lo contrario, si no elige cada persona ¿Quien elige?

Parece que nos cuesta escuchar, y también nos cuesta guardar silencio, aunque más no sean 3 segundos de silencio para pensar qué vamos a decir, o si como usted dice sea mejor quedarnos en silencio.

Cuesta bastante, lo reconozco. Pero esto no debe ser una excusa ni un justificativo, tenemos que asumirlo y ejercitarlo día a día, palabra a palabra.

Un saludo y gracias por el material de clase.