Hacia la revolución del storytelling en español

Algunos pensamientos sobre el futuro del audio narrativo en español que me dejó el #ThirdCoast17


En unas horas sale mi vuelo de regreso a Argentina luego de haber pasado por el Third Coast Audio Festival, uno de los eventos de audio narrativo (o storytelling) mas importantes.

Tres dias súper intensos, de un intercambio de ideas descomunal, conexiones con profesionales de todos los niveles (+ de 800 asistentes) y mucha catarsis (el que se encuentre en este tema entenderá).

Estar cerca de los referentes mas grandes del mundo y poder compartir opiniones y encontrar tantos puntos en común revitalizan muchisímo las energías para quienes estamos fuera de los Estados Unidos y donde el audio “storytelling” no tiene la misma fuerza.

Es como salir de una isla y darse cuenta que hay muchas otras islas alrededor y que lo único necesario es crear puentes entre ellas.

Creo que hay que dejar pasar un tiempo para procesar todo lo que se puede sacar de un evento así, pero hay algo que me resultó muy claro luego de hablar con muchísimos productores del norte: todos ven el universo del audio en español como el próximo gran mercado a explotar. Pero no saben cómo hacerlo.

Martina Castro hizo una exposición en una serie de charlas cortas llamada "Provocations", donde llamó a romper la barrera del idioma inglés y arriesgarse a realizar producciones bilingües. Muchisima gente me comentó cómo se sintió movilizada por esto, incluso Nick Quah la destacó en su newsletter Hot Pod. (A partir de diciembre van a empezar a publicarse las grabaciones de las charlas, recomiendo buscarla)

La audiencia hispanohablante tiene complejidades muy particulares. Cuando hablamos de audiencia en español en podcast no existe una delimitación geográfica específica. Es un público heterogéneo, regional, con distintas costumbres y características pero con muchos puntos en común a tener en cuenta.

Esto es lo que genera que quienes están acostumbrados al mercado estadounidense, fácilmente cuantificable y organizable en nichos, les cueste tanto romper las fronteras.

Es por eso que creo que esa apertura que tanto se busca tiene que venir desde el otro lado. Básicamente de nosotros que formamos parte de ese universo.

En toda latinoamérica hay un nivel de producción narrativa en audio increíble, pero no se encuentra visible. No es fácil acceder a ella. Hay una enorme cantidad de proyectos, como Radio Ambulante, Las Raras, Fuera de Contexto, Catástrofe Ultravioleta, El Gran Apagon (por nombrar algunos).

Estoy seguro que hay muchísimos mas que no conozco, y vivo inmerso en este mundo y la busqueda de este tipo de producciones. Qué le queda al oyente promedio que tal vez ni siquiera sabe que esto existe?

Si le preguntas a cualquier productor estadounidense que conocen de narrativa en español, solo mencionan Radio Ambulante, y probablemente porque pasó a formar parte de NPR, la radio pública. Eso es una enorme limitación. Cómo insertarse en un mercado que no se conoce?

La gran incógnita que surge frente a este tema siempre es la siguiente: existe una audiencia para estas producciones que llevan cientos de horas y enormes recursos? Mi opinión es que si, pero es una audiencia potencial, que es necesario formar y a la que hay que llegar.

Hace dos años cuando lanzamos Lunfa concretamos un proyecto que hacia mucho que veniamos trabajando para sumergirnos en el audio narrativo. Y lo hicimos de la peor manera posible.

Contábamos con una audiencia acostumbrada a un formato mucho mas standard de magazine de radio, e inocentemente pensamos que simplemente escuchar algo narrativo era suficiente para que se enamoraran de ese formato. Pero generó todo lo contrario, muchos se sintieron alienados frente a algo que les resultaba completamente ajeno.

Podríamos habernos quedado en una posicion pedante del estilo "no saben nada", pero decidimos escuchar y sobre todo entender, probablemente nuestro mayor acierto en todo un prueba y error constante.

Retrocedimos unos cuantos pasos, sepultamos varios proyectos que ya contaban con pilotos realizados (tal vez algun dia salgan a la luz) y comenzamos con un "plan de ataque" mucho más sutil, donde de a poco fuimos incorporando elementos narrativos dentro de un formato de charla mas accesible.

Sumamos producciones serializadas con algunas piezas mas narrativas que otras y avanzamos paso a paso hasta llegar al lanzamiento de Arnold: Los años ocultos, una miniserie 100% narrativa (si, Arnold Schwarzenegger. No nos juzguen)

La recepción fue totalmente diferente a la de hace dos años. Ya había una preparación previa, una introducción a distintos formatos, y funciono mucho mejor de lo que esperabamos. En todos los años que hace que empezamos en esto jamás recibimos un feedback tan positivo y emocionante.

Mi punto con esto no es ponernos como ejemplo como revolucionarios, sino simplemente relatar una experiencia muy especifica desde nuestro humilde y pequeño lugar en este microcosmos, que sorprendió a muchos de los que se lo relate en la conferencia.

Creo que es clave entender que producir es solo una pequeña parte de todo este universo. Tenemos un enorme desafío en el que hay que pensar estrategias sobre cómo hacer llegar este tipo de producciones a una audiencia potencial que no conoce que esto existe y que no sabe que es algo que le puede gustar.
Hay un trabajo de naturalización de estos formatos que hay que hacer, que es necesario investigar, proponer y poner en practica.

Verdaderamente creo que es un muy buen momento para intentarlo. Los formatos narrativos son ideales para ser consumidos como podcast, tienen un potencial enorme y logran una intimidad con el oyente muy distinta que al ser escuchados de fondo en una radio. Y para lograrlo es imprescindible conectarse y trabajar en equipo. Tal vez sea el remanente energético del Third Coast, pero estoy bastante convencido de que se puede.

Me encantaría continuar y expandir esta conversación con otros productores de habla hispana que tengan las mismas inquietudes, incluso para que refuten todas mis opiniones. A quien le interese, lo invito a contactarme.

Corto aca porque hace mas de dos horas que estoy sentado en un cafe escribiendo en el celular y me estan mirando raro (no estan muy acostumbrados a la sobremesa en el norte. Creo que piensan que soy un homeless...)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.