Se esconde un monótono sol, cae la noche y el silencio se instala en él. El día que me puedas mirar a los ojos florecerá el deseo, que no es sólo biológico, el deseo que nace no como una pulsión sexual, instinto, sino como otra cosa, con el fin de revelar lo oculto y navegar en el fondo del abismo.

Desgarra la piel, de un cuerpo que encarna la aberración de un alma que ha perdido la llave de la cripta. Entra en mí, bebe la sangre de mi resonante corazón, inyéctate en mi interior pero mátame ahí, no me dejes salir.

Y si el sexo es creación per se, entonces destruyamos y hagamos la muerte. Entendamos el lenguaje de las cosas mudas y comuniquémonos en secreto.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Maria Paula Paredes’s story.