La anarquía de mi piel

Llovió fuerte en la calle y los árboles me miraron pasar.

Me tragué todo el aire que era de los dos y nadé al fondo de la infinidad.

Me sumergí en el océano de asfalto y mi sombra quedó en la superficie a jugar.

Mis mejillas quedaron sonrojadas con mucho frío y esperaron que la nada atraviese en mi pecho y te hiciera un lugar.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.