Enséñale a tu perro a “no hacer nada” y a permanecer tranquilo

Por: Maria Paula Obando, Co-founder DogCrowd

Siempre buscamos enseñar a nuestros perros nuevas destrezas, esto los hace ejercitarse tanto mental como físicamente mientras mejoramos la convivencia con ellos, pero ¿alguna vez has pensado que es importante enseñarle a tu perro a “no hacer nada”?

Imagen: Getty Images

Hay ciertas situaciones en las que necesitamos que nuestro perro esté tranquilo echado a nuestro lado, por ejemplo si vamos a un restaurante, de visita a la casa de un amigo o simplemente mientras estamos trabajando en casa. En estos casos lo ideal es que nuestro perro disfrute un momento de descanso y que se sienta bien al hacerlo. Muchos perros se estresan al estar sin nada que hacer, llaman la atención todo el tiempo, ladran o hacen daños.

Si tu perro es de los que no sabe estar sin “hacer nada” es importante que pongas estos consejos en práctica, es un reto que vale la pena asumir, verás cómo la convivencia en el hogar mejorará del cielo a la tierra.

Cómo enseñarle a mi perro a “no hacer nada”

Para los perros, especialmente para aquellos que son muy activos, es natural buscar cómo distraerse en cualquier momento, de aquí surgen muchos de los problemas de conducta, por eso hay que seguir algunas estrategias que lo ayuden a entender que hay momento para todo.

Lo ideal es lograr que el perro entienda que:

casa = descanso
parque =juego

¿Cómo conseguirlo?

Imagen: Getty Images
  1. Cuando estés sacando a tu perro a su paseo diario tómate unos minutos para sentarte con el, puede ser en el parque, a un lado de una calle poco transitada o en una banca, lo recomendable es que al inicio sea un lugar más bien solitario sin muchas distracciones. En esta situación, premia a tu perro cuando tenga actitudes calmadas e ignóralo cuando esté ladrando tirando de la correa o saltando, al principio puede ser un poco insoportable pero verás que en unos minutos él se cansará de no recibir atención y terminará sentándose o acostándose tranquilo, en ese momento debes premiarlo.
  2. Luego de que tu perro pueda estar tranquilo mientras están solos, es hora de practicar en espacios más concurridos. Sigue los mismos pasos, al principio será difícil pero tu perro asociará rápidamente esta nueva situación con la anterior. Cada vez que tu perro vaya mejorando, aumenta el nivel de dificultad hasta que puedas llevarlo a centros comerciales y a restaurantes sin problema.
  3. Si te encuentras con alguien no querrás que tu perro salte y ladre como un loco, por eso pídele a un amigo o familiar que te ayude, simulen que se encuentran en algún sitio (empieza por lugares solos y ve aumentando hacia otros más concurridos) y justo antes de que tu perro se vuelva loco premia su conducta calmada, empieza a hacer visita con tu amigo e ignoren cualquier llamado de atención, cuando tu perro finalmente se rinda y se siente o acueste, premia su buen comportamiento.
  4. En casa premia cada vez que tu perro se siente o se acueste por cuenta propia e ignóralo completamente si ladra o llama tu atención de alguna otra forma. Al principio le costará asociar el estar tranquilo con la recompensa, pero rápidamente entenderá este principio. Los perros son seres realmente inteligentes. Mientras tu mejor amigo aprende a quedarse tranquilo en casa, asegúrate de retirar cualquier cosa que pueda morder o dañar. El regañarlo, en este caso, es otra forma de prestarle atención por lo que aumentará el comportamiento indeseado, el mejor “castigo” para tu perro es tu falta de atención.
Imagen: Getty Images

Tener un perro tranquilo en determinadas situaciones facilita y hace más agradable la vida junto a él, para lograr esto practica todos los días, no dejes de hacer ejercicio con él y no te frustres si al principio las cosas parecen no mejorar, te garantizamos que todos los perros aprenden, solo que, al igual que en los humanos, hay algunos que tardan más que otros.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.