También es bonito perder las bragas, las tuyas o las mías, y no los zapatos a medianoche.