Algunas palabras sobre la poesía
de María Zaracho Robertti.

Susy Delgado

Libro: Esto no es una postal

Género: Poesía Año: 2016

Autor: Maria E.Zaracho Robertti

Páginas: 72

Ilustraciones: Zara Cañiza


Son muchas las cosas que nos dice el poemario Esto no es una postal, en su lenguaje ceñido pero lleno de pliegues inesperados y hondos. Un libro que se asume como búsqueda, como recipiente de “incompletudes”, y que se lanza a la aventura de aliarse a otros lenguajes, nos propone un paseo por una ciudad-ciudades que, paso a paso se convierte en un encuentro con la vida y la muerte que laten en ella. Un lugar donde la poeta quiere reconocerse y reconocer a los demás, pero va descubriendo que el mismo está habitado por “miles de cercanos solos”, un lugar donde ella es una extraña.

Pero, paso a paso se va enfatizando que en este lugar la vida se codea cotidiana y tercamente con la muerte, que allí la muerte “a veces da cuerpo a la existencia”. En este tránsito que nos resulta casi casual pero también inevitable, la poeta dice: “No tengo antes. No tengo ayer. Seré postal mañana”. La muerte está detrás de cada latido de la vida, pero en ese camino, “a menudo esta ciudad-país-laberinto encuentra en la palabra, un hilo”, dice también la poeta.

Y en el surco de la palabra se zambulle por un buen trecho este viaje, buscando el resplandor de su espejo, aunque el mismo pueda lastimarnos muchas veces. La poeta apela en varios momentos a la “honestidad” de la palabra, la que la lleva a mirar de frente y viviseccionar las mentiras y maquillajes con los que vive o sobrevive el ser humano: “Serios, beatos, salvíficos, paseamos con algo de mentira, plumas y lentejuelas”.

Esta honestidad le recuerda también el antiguo afán de domesticar al ser humano y su palabra, de instaurar “el orden”, pero en medio de signos temibles, afirma que “la subversiva lengua de la poesía no ha muerto”.
María Zaracho-Robertti sabe que en esta aventura cuyo bote y cuya lente es la palabra, “YA TODO fue dicho. YA TODO fue oído. YA TODO fue visto”, pero ella tiene la suficiente terquedad para internarse en ese laberinto de una ciudad que es todos los lugares, buscando la evidencia escurridiza de la vida y de la muerte.

Escapando de esas autodefiniciones que pueden convertirse en condenas, ella prefiere definirse como una “okupa” literaria, pero yo –como veterana buceadora de ese mismo río, esa misma búsqueda que nos condenará al naufragio seguro el día en que perdamos la humildad imprescindible- me atrevo a decir que en sus palabras late una poeta, una artesana exigente que trabaja con el lenguaje, ese instrumento que puede darnos, “relámpagos encendidos, brutales, hermosos y honestos”.

Susy Delgado.[ San Lorenzo,Paraguay] Poeta bilingue castellano -guaraní, narradora y periodista.

Foto: Susy Delgado por Julián Armoa

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.