Guahory : resistencias cotidianas. Ecos del encuentro en Caaguazú

En la tarde de ayer, viernes 3 de febrero, se realizó un panel debate organizado por ciudadanos y ciudadanas caaguaceños miembros de un colectivo de “indignados” que se reúne periódicamente desde aproximadamente un año en espacios públicos y organiza actividades político-culturales en la ciudad.

La propuesta fué hablar del caso Guahory[comunidad del distrito de Tembiaporã del Departamento de Caaguazú] por lo que se contó con la presencia y testimonio de Elida Gimenez, pobladora y miembro de la Federación Nacional Campesina [FNC] y de la Senadora Esperanza Martinez, como miembro de una comitiva de DDHH que acompaña de cerca el caso.

La bienvenida estuvo a cargo de Juan Rios y Ana Maidana, educadores populares, quienes se refirieron a la significativa fecha

( 3 de febrero , caída de la dictadura de Stroessner 1954–1989) y la necesidad de reflexionar sobre las “nuevas formas de dictadura disfrazadas de democracia “y en especial sobre lo que Guahory representa hoy como evidencia de la larga lucha por la tierra, además de preguntarnos que podemos hacer al respecto.

Elida, hizo referencia a la violencia y sufrimiento al que fué sometido el pueblo de Guahory, sin embargo, hizo más énfasis en rescatar la resistencia y los pequeños avances que se van logrando.

Comentó , refiriéndose a las notas de prensa difundiendo el “cese de conflicto” con la entrega de 40 lotes por parte del INDERT, que en realidad gracias a la lucha contínua se lograron recuperar 27 lotes para las familias desalojadas más desfavorecidas pero que ellas hacen un total de 215.

Reiteró que la lucha solo cesará cuando las 215 familias recuperen sus tierras. La gran mayoría hoy vive en carpas y pasa necesidades al no poder cultivar para su sustento. No obstante, Elida mencionó que esta situación no fué motivo para que ellos aceptasen víveres donados por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), “Nosotros tenemos dignidad”,dijo.

La ocasión fue propicia para que la senadora Martinez explicara la “estrategia de resolución” del estado muy publicitada en la prensa y que consiste en “reubicar” a la gente en un entorno de “urbanización” con la promesa de, en una segunda etapa,otorgar 10 hectáreas para la producción. Por lo general esa segunda etapa nunca llega.

Resaltó que Guahory es un caso emblema, pero que entre 5 y 25 Guahorys ocurren cada día en el Paraguay, por que en el fondo se trata de un proyecto de “Descampesinización de la tierra” ya iniciado en épocas dictatoriales.

“La tierra es el capital mas valioso para el Paraguay. Por eso los grandes potentados buscan desalojar indígenas y campesinos, para liberarlas a la explotación. El Paraguay necesita una política sobre la tierra o no habrá paz”,puntualizó.

Diversas personas presentes se hicieron eco de la problemática.

Juan Ovelar, de la FNC , destacó que no hay que mirar a Guahory desde la lástima. “Debemos ver en Guahory un ejemplo de lucha y una estrategia: la lucha en terreno”;dijo.

Victor Centurión, histórico líder y luchador , víctima de la dictadura, expresó que así como ayer hay que buscar aliados( la iglesia por ejemplo).

Señaló que en el centro de la ciudad, la población urbana ve estas luchas como solo de “campesinos” , pero que estas luchas nos deben unir al campo y a la ciudad.

Recordó también que la lucha por la tierra inicia ya en el siglo IXX y todos los atropellos sufridos durante el régimen dictatorial en la zona. Se refirió también al caso de Fasardi y Repatriación (distritos de Caaguazú)donde supuestamente se construyeron modelos de ciudad en base a la repoblación. Para Victor, el caso Repatriación significó una inyección de repatriados de Argentina a una nueva colonia paraguaya planificada por el gobierno. Sin embargo fue tal el abandono que sufrieron por parte del estado en términos de amedrentamiento, que hoy día , los repatriados, suman solo un 4% de la población, siendo la mayoría nuevamente expulsada por falta de oportunidades.

“La lucha debe ser de todos”, dijo al terminar su sentida alocución, aclarando que no puede olvidarse lo ideológico y que el partido coorado , hoy en el poder, responde a intereses expulsionistas basados en el neoliberalismo.

Mariano Ramirez, de la FNC Repatriación , por su parte, dijo que “la Guerra de la Triple Alianza no terminó. Desde entonces nuestras tierras están repartidas en forma desigual. La lucha por la tierra la debemos ver como una lucha de patriotas por recuperar nuestra soberanía”,manifestó.

Finalizando el encuentro, se proyectó un material audiovisual generado durante la visita de la comitiva de DDHH de la que forma parte la Sen.Esperanza Martinez. En dicho material quedaron patentes varias violaciones a la Constitución Nacional , a la investidura de los senadores y a los derechos de los pobladores en general.

Imagenes terribles como la de empleados de los brasileños entrando con tractores y topadoras a destruir las casitas de los pobladores de Guahory sin previa orden fiscal, prepotencia y proteccionismo a los colonos por parte de la policia nacional impidiendo el paso de los propios senadores e incluso una aberrante escena donde policias robaban en camiones los animales de los compañeros campesinos para posteriormente carnear un lechón y celebrar una fiesta la noche misma de los desalojos.


De todo lo sentido, visto y oído queda la esperanza en Guahory , comunidad que condensa en su vivencia los siglos de injusta repartición de la tierra perpetuados por una mafia del latifundio enquistada endémicamente en organismos del estado y fuera de él,

mafia que sobrevive a todos los gobiernos y se sirve de ellos a su conveniencia pero que también alerta sobre renovadas formas de resistencia.

Guahory, como Curuguaty, se constituye en una causa que nos sensibiliza como sociedad en toda nuestra diversidad cultural, socioeconómica, intergeneracional, y nos convoca a accionar juntos.

Se percibió la necesidad de seguir generando espacios donde campo y ciudad se encuentren, donde también se visibilice el mundo indígena y la gran labor de las mujeres.

La jornada cerró con una invitación a la participación en próximas actividades de cara al Paro de Mujeres del próximo 8 de marzo, y a convertirnos todos en agentes multiplicadores de estos espacios, generando conciencia desde el encuentro para hacer frente al poder de los medios de comunicación masivos cuyos contados dueños elaboran a su antojo el guión de desinformación de todo un país, alimentando el prejuicio y el adormecimiento.

Aún con poco porcentaje de participación de la zona urbana, experiencias como la de hoy, con unas 30 personas presentes, fortalecen la idea de la construcción de ciudadanía y la solidaridad como unicos caminos ante tanta deshumanización. Veremos también que sucede el próximo 8 de marzo. Queda pendiente un análisis del rol de la mujer en el contexto de la lucha histórica por la tierra.

Seguimos en resistencia.

María Zaracho

3/2/17 Caaguazú

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.