Sueñan niños con ser alguien en la vida

Menores de edad son explotados, y estos son los que mantienen a sus familias.

Niños Jornaleros
Menores de edad, trabajan para mantener a familias

En México actualmente se está creando una conciencia colectiva para desterrar el trabajo infantil, pues estudiar es uno de los derechos fundamentales de todo niño. Sin embargo, algunos menores no tienen la oportunidad de ir a la escuela porque necesitan trabajar y así poder mantener a sus familias.

Culpar a los padres por permitir que sus hijos laboren es tema de debates,foros, legislaciones hasta sanciones legales desde hace años, dicha situación ha ido más allá de un mandato del tutor del niño.

Si bien es cierto que la explotación infantil es un acto repudiable, visto desde punto de vista por lo que el que no haya una coordinación entre las instancias gubernamentales y la sociedad para poder realizar estás actividades en favor de aquellos niños que juegan a ser adultos.

Jugar, no desde una perspectiva de diversión , sino desde la misma necesidad aportar dinero en casa, de ser un pilar más y así poder incrementar un poco más la economía de una familia que parece quebrantarse cada día entre la pobreza.

Muchos menores de edad laboran en el campo, vendiendo polvorosas, arreando borregos y chivos. Algunos de los niños aseguran que no ven en el trabajo una carga, sino una oportunidad para apoyar a sus madres, con una parte del ingreso que obtienen y poder con ello comprar los insumos básicos de casa.

Del mismo modo, la emoción les genera ganar dinero, llevar el sustento al hogar y sentirse adultos, algunos de ellos van dejando a un lado la preparación académica y prefieren enfocarse en trabajar para ganar más, aunque las labores de campo les implique un esfuerzo superior.

Otros, sueñan con concluir una carrera universitaria o servir al país, aportando mejores ciudadanos, no sólo académicamente preparados, sino conscientes de lo que representa el trabajo.

Salvador Hernández de 14 años estudió hasta sexto de primaria pues en su comunidad no hay secundaria y sus padres no tienen dinero para mandarlo a estudiar a la ciudad, ni comprarle lo necesario para ello.

“Trabajo como cuidador de borregos” aseguró, indicando que es una labor que realiza para apoyar a la economía de su familia, trabaja desde las siete de la mañana hasta la una de la tarde y el resto de la tarde ayuda en las tareas de su casa.

“Chava” gana al rededor de 200 pesos al día; la mitad de lo que percibe es destinado a su mamá y el resto se lo queda para comprarse cosas que necesite, tiene trabajando desde los 12 años y no es algo que le desagrade. Además, sueña con salir adelante mediante el estudio.

En la actualidad, más de 23 mil 500 niños trabajan en labores distintas para ayudar en la precaria economía de sus familias, los menores se emplean en el campo, tiendas de autoservicio, auto baños y vendedores ambulantes comerciando golosinas o frutas, entre muchas otras ocupaciones.

Los menores, según el sexo se emplean como jornaleros en el caso de los varones, las niñas por lo general cuidan a sus hermanitos menores mientras los padres trabajan.

La jornada laboral, más de mil 903 niños no cuentan con un horario de trabajo, 14 mil 735 trabaja menos de 35 horas a la semana; 6 mil 776 laboran 35 y más horas.

De acuerdo al artículo 4, en el apartado número 9 de la Ley General de Protección de Niños y Niñas, la situación vulnerable especifica en la que se encuentran menores y adolescentes, éstos al ser discriminados por diversas condiciones, se ven anulados sus derechos.

Finalmente, el artículo 7 manifiesta que tanto las entidades federativas como el Gobierno Federal deberán garantizar el ejercicio, respeto, protección y promoción de los derechos de los niños y prever primordialmente las acciones y mecanismos que les permita un crecimiento y desarrollo integral pleno.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Marie Cardenas’s story.