Yo y mi Némesis.

Aquella tarde los latidos de mi corazón bajaron al suelo, al lugar donde pertenecen las palabras hirientes y los pensamientos malvados.

Allí en el polvo, se encontraba mi dignidad, rota por mi misma, el día que decidí ser igual que aquel que me había herido, mi viejo enemigo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.