La política del encuentro

— Sólo un par de amigos sabían que ya no me alcanzaría para pagar la matrícula del siguiente curso. En lugar de parecer preocupado, sólo bromeaba al respecto diciendo que me encontraría un curro de puta madre y me volvería rico… hasta que llegó el 15M — me contó Alfonso, el primer amigo madrileño que tuve.

Entre las muchas anécdotas que me contó sobre el movimiento, la que más me sigue maravillando es aquella de las consignas en la estación de Sol. Durante casi tres años, los problemas derivados de la crisis económica de 2008 se vivieron a puerta cerrada e incluso con vergüenza. En 2011 todo cambió. Durante la gesta del 15M, los indignados se apropiaron de una de las estaciones más emblemáticas de Madrid y con su propia letra dejaron expuesta la situación en la que vivían. Bastaba una mirada rápida al resto de papeles para darse cuenta de que los problemas eran compartidos: gente sin trabajo, universitarios sin educación, deudas y salarios irrisorios. Entonces, se sentaron en círculo y hablaron sobre ellos.

Foto de Acampada Sol por Francisco Cecilia

Los mensajes denotaban hartazgo porque mientras los casos de corrupción salían a borbotones, en la televisión aparecían los mismos de siempre pidiéndoles que se apretaran el cinturón porque España estaba en deuda. En los mensajes se veía el dolor de la política, pero también la firmeza de no renunciar a lo público y de encontrar a otros que, como ellos, quisieran un cambio y garantizar que tendrían futuro.

Encontrarnos en el mismo espacio nos hace ver que somos muchos. Más importante todavía, nos permite reconocernos en los otros. Estar en el mismo lugar y compartir causas nos deja hacer catarsis y expresar nuestros problemas y escuchar los de otras personas. Coincidir significa también que nos sabemos juntas y juntos para construir de manera diferente.

Wikipolítica construye espacios de encuentro porque estar en el mismo lugar nos da la oportunidad de organizarnos a partir de las identidades que tenemos en común. Estos espacios sirven para soñar en colectivo sobre todo aquello que queremos cambiar. Participar aquí es la oportunidad de dialogar, generar soluciones colaborativas, aprender y compartir todos aquellos esfuerzos que ya existen para recuperar el futuro de la ciudad y de las personas.

Desde que recuerdo, mi abuelo siempre dijo “nacemos solos y morimos solos”. Me habría gustado que viviera lo suficiente para que pudiera ver que no hay nada más falso.

Ojalá hoy pudiera ver a tanta gente que se encuentra a diario en parques, plazas y escuelas para compartir sus causas, imaginar y esbozar soluciones. Ojalá me hubiera acompañado a conocer a Alfonso para que supiera que sus problemas se hicieron menos pesados cuando decidió compartirlos y ver en sus interlocutores lo común. Ojalá hoy pudiera venir a las casas de mis amigxs y a los cafés donde se reúne la gente a hablar de la política que imaginan. Ojalá alguien le hubiera mostrado que lo privado es hermano de lo público. Sé que si pudiera ver esto sabría que no estamos condenados a la soledad porque siempre podremos elegir lo colectivo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mariel Mmi’s story.