La historia comienza en medio de una gran nada, el protagonista sólo alcanzaba a ver tierra oscura y sin vegetación , sumido en un silencio sombrío y con la inquietud que provoca el estar sólo sin la compañía de ningún otro ser vivo.

Ni un recuerdo tenía de cómo había llegado allí y no reconocía el lugar donde se encontraba, su última reminiscencia fue una caja de color verde esperanza y en su interior un artilugio desconocido, con un botón intermitente también de color verde al que inconscientemente pulsó.

De las cuatro dimensiones del espacio-tiempo, sólo una es el tiempo que se curva cerca de los agujeros negros. En su reproducción en el Planeta Tierra el protagonista de nuestra historia se trasladó en el tiempo hacia el futuro, millones de años quizás.

Ni rastro quedaba del mundo artificial que creamos y en el que nos criamos, la autodestrucción humana había asolado la tierra. La descomunal magnitud de la crisis climática, ambiental y de recursos naturales habían acabado con la civilización. La avaricia, el terrorismo, la corrupción y los intereses propios fueron el origen de la destrucción humana en la Tierra.

Las desigualdades y la pobreza estaban integradas en el sistema, en el capitalismo global. La sociedad se encontraba cooptada culturalmente por el sistema económico-político establecido e imperante. El desempleo, la miseria y los conflictos bélicos deformaron los límites del planeta más de lo factible.

En el silencio de “no se sabe que lugar”y bajo desasosiego de ubicarse en un mundo desolado e inhumano, no por la falta de humanidad conceptualmente, sino por la falta de seres vivientes, surge la pregunta:

¿como es posible que a pesar de que estos peligros fueron presagiados y advertidos hacía varias décadas, no corrigiéramos el rumbo y continuáramos con una enorme ceguera hasta producirse la destrucción absoluta?
Imagen RT / Organización Autónoma sin Fines de Lucro “TV-Novosti”

El viaje al futuro ofrece una visión del resultado de un mundo destruido por el hombre y da la oportunidad al elegido de luchar contra la su autodestruccion. Sólo unos pocos son elegidos para visualizar el fatal desenlace y así, avisar al resto de los humanos de la catástrofe venidera.

Todos ellos lucharán por un mundo más justo, a pesar de los enemigos a los que se enfrenten combatirán por cambiar la situación.

Esta historia pretende un mundo mejor, con menos desigualdades sociales, sin impunidad de delitos y en el que ni los poderosos ni el Estado se apropien de las leyes para fines particulares.

Un relato que llama a los indiferentes y los invita a la acción, a mantener un espíritu crítico ante un mundo de miedos e injusticias.

El protagonista es un héroe sin nombre de los pocos elegidos a encontrar una caja verde en la puerta de su casa, dentro un artílugio y un viaje que nunca olvidarán. Elegido para mejorar este mundo coadyuvado por sus propios valores hacia la condición humana , a pesar de que la gran multitud no les acompañe.

Para todos los luchadores, en ocasiones desconocidos, que están convencidos que conseguir un mundo mejor no es una utopía.

No son oradores sino activistas que luchan con pasión por mejorar el mundo y que reparten cajas verdes a otros futuros héroes.
Todos ellos y muchos más…..
Quizá encuentres una caja verde esperanza en tu portal, tal vez tú seas elegido para hacer de este mundo un lugar mejor.

The End

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.