Para entonces

Suelo disculparme en exceso,
secuelas de labor y rutina
“Sí señor, lamento el incoveniente”.

Suelo disculparme en exceso,
Cargando culpas que me asigné
buscando redimir algún mal no hecho.

Suelo disculparme en exceso,
más por mente que acción
cual si el sueño fuese ofensa.

Algún día llegaré a donde pertenezco,
para entonces ya me habré disculpado.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mario’s story.