A casa Coralia: “Gracias Francia… Merci beaucoup”

Anoche llegó a su fin la serie de presentaciones de Coralia en el marco del Festival de Coros Laureados con estaciones en escenarios de diversas regiones de Francia que entre el martes pasado y ayer recibió la visita del Coro de Concierto de la Universidad de Puerto Rico, fundado y dirigido por la profesora Carmen Acevedo-Lucío.

Esta intensa agenda incluyó conciertos en el Theatre de Verdure, en Lyons; la Cathédrale de Vaison-la-Romaine; Eglise St. Sauver, en Crest; la Cathédral Saint Apollinaire, en Valence; Eglise, en Saint Jean de Muzolsm y, finalmente, anoche en el Palacio de los Papas, en Avignon.

El sábado -en el penúltimo programa, realizado en la Iglesia Saint Jean de Muzols- los miembros de la delegación coral puertorriqueña hicieron un breve paréntesis para disfrutar de un parque pasivo infantil, receso que -según comenta la profesora Acevedo-Lucío- “pareció una invitación para que los chicos de Coralia regresaran a su niñez”. “Jugaron en silencio para proteger sus voces”, dice. “Nos hacía falta ese ratito para reírnos, compartir y descansar. Vimos a una famila de tres generaciones jugar ‘petanque’, un tipo de juego de canicas, pero con bolas de metal grandes. Nos recordó tiempos pasados, cuando jugábamos inocentemente en la calle y así lo conversamos con los más jóvenes”.

Para el concierto sabatino la Iglesia de Saint Jean de Muzols estuvo llena a capacidad y fue ya estando ahí que los miembros y la directora de Coralia se enteraron que con su presentación se clausuraba la XIX edición del Festival de Música de Saint Jean de Muzols. “El espacio es monumental y el calor era insoportable, pero quizá eso abonó a la concentración absoluta de los coralistas”, comenta Carmen. “Comenzamos nuestra presentación cantando Lux aeterna, dedicada a la memoria del Padre Jacques Hamel, asesinado por ISIS en la Iglesia de Saint Etienne de Rouvray en días recientes. Y, así, con ese halo de inspiración, presentamos nuestro programa con la frescura de un estreno, como si fuera la primera vez que cantáramos este repertorio. No hay otra manera; nuevo público, nuevos corazones a quienes llegar y tocar con nuestras interpretaciones”.

“Al final -añade Carmen- los aplausos, aun con un calor medido de 30°C dentro de la iglesia. La ovación no cesaba, el público, inmóvil esperando la ñapa. Y los miembros de Coralia conmovidos por el afecto de un público conocedor, un público cautivado por sus voces”.

Ayer domingo Coralia cerró esplendorosamente esta gira por España y Francia con un emotivo concierto en el Palacio de los Papas, en Avignon, “monumental joya arquitectónica con una sala de proporciones gigantescas”, dice Carmen.”Coralia ofreció su banquete musical en lo que en algún momento fue el comedor formal del palacio”, señala. “Sin rendirse ante la intensa programación de todos estos días, los coralistas una vez más soltaron su alma para cantar con la dulzura, precisión, musicalidad y alegría que ha sido sello de esta gira. Una vez más se entregaron al público, por un lado con la satisfacción de que este sería el último concierto y ya podrán descansar, pero por otro lado con la nostalgia de que esta gira llega a su conclusión”.

Como corolario, Carmen señala que “dedicamos este concierto a nuestras familias, amistades, seguidores, pero sobretodo a nuestra amada isla porque nos enorgullece ser una voz de Puerto Rico en el extranjero, esa voz que muestra el lado positivo, simpático y capaz”. “Gracias, Francia por recibirnos con los aplausos que nunca cesaron, gracias por decir ‘presente’ en cada concierto. ¡Merci beaucoup!”.


(Este artículo fue publicado originalmente en el blog “Esto es el agua…”. Suscríbete en www.estoeselagua.com)

Fotos / José A. Robledo