Cómo construir un mining rig para minar Ethereum

Las criptodivisas siguen despertando el interés de cientos de potenciales inversores. Ante la clásica opción de comprar criptodivisas, sigue habiendo margen para invertir en diferentes Altcoins (nombre genérico para referirse a cualquier alternativa al “rey” de las criptodivisas, Bitcoin, siendo Ethereum el más destacado) a través del minado.

Muy resumidamente, existen dos formas de invertir en criptodivisas:

  • Comprar criptodivisas al igual que se pueden comprar divisas tradicionales, acciones de empresas u otros productos. La forma más fácil de hacerlo es a través de exchanges como Coinbase o Kraken.
  • Minar criptodivisas, compitiendo en toda la red de minado y contribuyendo a “descubrir” nuevos Ether. Debido al tamaño de la red, una persona privada va a verse obligada a participar en un pool de minado si quiere obtener resultados, donde obtendrá Ether en función del % de potencia de minado aportado al pool. Aunque se puede minar prácticamente con cualquier ordenador, es recomendable construir un “mining rig” enfocado 100% en el minado con el hardware adecuado

Existen (casi) infinidad de criptodivisas minables en la actualidad, siendo la que mayor popularidad tiene y más ha incrementado su precio en los últimos meses el Ether. Este artículo se centra en los principales factores a tener en cuenta a la hora de construir un rig de minado de Ether aunque, como veremos, esta máquina será capaz también de minar otras criptodivisas de forma eficiente.

Material necesario:

  • Placa base
  • Tarjeta(s) gráfica(s)
  • Fuente de alimentación
  • Procesador
  • Disco duro
  • RAM
  • USB risers
  • Ventiladores
  • Caja

Aclarar que hoy día existen infinidad de configuraciones de hardware posible que permiten construir un rig de minado, por lo que me voy a centrar en mi corta experiencia y en los principales puntos relevantes a la hora de construir un rig.

Por último, antes de pasar al detalle del hardware necesario, comentar que debido a la evolución del precio del Ether (y otras criptodivisas, pues la correlación entre criptodivisas es muy elevada) en los últimos meses, se ha desatado una auténtica fiebre por el minado que ha provocado una escasez global de determinados componentes de hardware necesarios para minar, especialmente tarjetas gráficas. Actualmente es prácticamente imposible encontrar tarjetas adecuadas para el minado fabricadas por AMD en stock, y lo mismo parece estar pasando con las fabricadas por NVIDIA. En el mercado de segunda mano hay algo más de margen, aunque los precios también están bastante inflados. Cuando se produzca un nuevo ajuste en los precios del Ether, es muy probable que eBay, Wallapop y demás sitios se inunden de tarjetas de gama media y alta a precios irrisorios.


Componentes necesarios para construir un mining rig de Ether

Placa base

Junto con la elección de las tarjetas gráficas, la parte más importante a la hora de construir un rig. Prácticamente cualquier placa base a la venta hoy día sirve para minar, pero es importante elegir una que te permita de forma eficiente alojar el número de gráficas que vayas a usar para el minado.

El dato a tener en cuenta es el número de puertos PCIe de que disponga la placa. No todos los puertos PCIe serán “full lenght”, sino que habrá algunos de ellos (normalmente 50%-50%) más reducidos pero que serán totalmente funcionales con la ayuda de los risers. Viendo las escasas diferencias de precio (en relación a la inversión total de un rig), merece la pena invertir 30–40€ más en una placa con 6 puertos PCIe de cara a posibles ampliaciones (aunque de inicio solo vayas a usar 3–4 gráficas, los slots PCIe adicionales pueden ser necesarios a futuro si decides aumentar la potencia gráfica).

En este sentido, la ASUS Z170 PRO GAMING LGA115 cumple todos los requisitos y tiene un precio por debajo de los 100€. Existe multitud alternativas con el mismo chip como la MSI Z170a por un precio similar.

Tarjetas gráficas

Aquí es donde la cosa se pone interesante. Tanto AMD como NVIDIA fabrican gráficas adecuadas para minar Ether. Resumidamente, cuanto más alto sea el hashrate de la gráfica, mejores resultados minando se obtienen.

Casi cualquier tarjeta de gama media da unos resultados medianamente decentes (20Mh/s). Además de esto, las otras dos variables a tener en cuenta a la hora de elegir las tarjetas gráficas son el coste y la potencia consumida. Teniendo en cuenta que las gráficas gama media/alta de AMD están agotadas prácticamente en todo el mundo, las opciones se reducen a la gama media y alta de NVIDIA (aunque como comentado, tampoco existe mucho stock actualmente).

En este sentido, la opción más razonable parece ser la NVIDIA GTX 1070, que garantiza de serie un hashrate de 25mh/s con un consumo energético entorno a 150w y con un precio de 450–500€. Los resultados del modelo superior (NVIDIA GTX 1080 son algo mejores a cambio de invertir ~150€ adicionales)

También existe la opción de acudir al mercado de segunda mano donde se pueden encontrar AMD y NVIDIA por buenos precios, siendo los modelos más recomendados las AMD RX 470 8GB, AMD RX 480 8gb (importante que sean los modelos de 8GB pues las de 4GB dan resultados bastante inferiores).

Para terminar con las gráficas, existe también la posibilidad de mejorar el rendimiento y subir el hashrate sin demasiado riesgo overclockeando las frecuencias de las tarjetas. Aparentemente es factible conseguir incrementos del 5%-10% gracias al overclocking, pero por el momento no he investigado lo suficiente como para comprobarlo.

Fuente de alimentación

Otro de los puntos importantes y que más problemas puede dar. Teniendo en cuenta que podemos asumir una media de consumo energético de 150watts por tarjeta, si optamos por 6, ya necesitaremos un mínimo de 900watts (más el consumo del resto de los componentes). Esto hace que, al menos, debamos buscar una fuente de 1.000watts para poder alimentar al equipo con seguridad. Debido también a los potenciales problemas extremadamente graves que puede generar una fuente, es recomendable acudir a marcas respetables como Corsair, EVGA o Seasonic.

Podemos diferenciar dos alternativas:

  • Utilizar una fuente de alimentación de +1.000watts: Esta opción es cara, existe poca oferta y es complicado conseguir ante el escenario de escasez global de hardware usable para minado. En cualquier caso, es una buena opción que asegura rendimiento adecuado y menores quebraderos de cabeza. De nuevo, opciones hay muchas, pero todas por encima de 250€: Corsair HX1200I 1200W 80 Plus Platinum Modular (~300€), EVGA Supernova G2 1300W 80 Plus Gold Modular (~280€) o Seasonic Prime Gold 1200W 80 Plus Gold Modular (~250€). De cara a vender la fuente el día de mañana de segunda mano, no veo que vaya a existir mucho mercado potencial así que será complicado deshacerse de ellas (o asumir importantes descuentos).
  • Conectar dos fuentes de alimentación a través de un cable específico: En principio me parecía un suicidio intentar conectar dos fuentes y hay bastantes comentarios que desaconsejan esta opción, pero en la práctica parece que no hay mayor inconveniente. De esta forma se pueden utilizar dos fuentes de alimentación de menor potencia que trabajarán combinadas en función de la potencia que requiera el equipo. Esto abre la posibilidad de utilizar fuentes de 600–800watts, mucho más baratas y con mayor salida de segunda mano que una fuente de +1.000watts. El cable necesario para conectar las dos fuentes no es excesivamente popular así que es posible que tengas que recurrir a eBay o similares (recomiendo este cable en eBay.

Procesador

A partir de aquí las cosas se ponen más fáciles. Cualquier procesador servirá y el impacto en la velocidad de minado es nulo, por lo que es recomendable optar por la opción más barata. Importante, lógicamente, que sea compatible con el chip de la placa a utilizar. Hoy día lo más normal suele ser el chip 1151 de Intel. Por menos de 40€ podrás encontrar algún Celeron (como el G3900) o cualquier modelo por encima del Pentium G4400 (~50€).

Disco duro

De nuevo, recomendable usar lo más barato o reciclar cualquier disco duro guardado en un cajón. En teoría, incluso se puede utilizar un pendrive como disco duro permanente pero esto me dio bastantes problemas a la hora de instalar el sistema operativo, por lo que parece que la mejor opción es un disco duro tradicional o un SSD barato. No más de 50€, en cualquier caso.

Memoria RAM

4GB de RAM hoy día son bastante escasos pero no es necesario nada por encima de esta cantidad. Importante también que sea compatible con la placa. Aparte de esto, el típico módulo de Kingston o Sandisk es más que suficiente y no cuesta más de 40€ (por ejemplo, Kingston ValueRAM DDR4 2133 PC4–17000 4GB CL15)

USB risers

Imprescindibles si quieres conectar más de 2–3 gráficas a la placa, ya que físicamente no entrarán más en la propia placa o bien porque los puertos PCIe son reducidos y necesitan extenderlos de alguna forma. Los risers USB simplemente permiten “elevar” los puertos PCIe y conectar las tarjetas en ellos. Existen “powered risers” y “unpowered risers” (incapaz de traducirlo) según den/requieran alimentación adicionalo no. En general se recomienda acudir siempre a los powered risers ya que las gráficas devoran energía y si no tienen la alimentación necesaria pueden dar problemas tanto para la gráfica como para la placa (se pueden leer incluso historias de placas/gráficas quemabas por risers defectuosos).

Precio medio, 8–10€ por riser. Recomiendo este modelo de Riser USB en Amazon.

Ventiladores

Teniendo en cuenta que los equipos van a estar (en un escenario óptimo) funcionando 24/7, es recomendable asegurar una buena ventilación. La caja seguramente sea abierta lo que contribuye al flujo de aire, así que con un par de ventiladores adicionales colocados adecuadamente (precio aproximado 5€ por ventilador) será suficiente

Caja

De nuevo, infinidad de opciones. Hay opciones ya construidas en internet que se pueden adquirir desde unos 60€ por las cajas de madera a modelos más sofisticados de aluminio por +200€. En el siguiente video de YouTube se explica bastante bien cómo construir una caja artesanal de madera por menos unos 30€ con algo de paciencia.

Botón de encindido, ¿sí o no?

Un detalle que puede pasar desapercibido es que al haber construido una caja artesanal, no existe botón de encendido por lo que no podremos encender el ordenador… aunque siempre existe la opción manual. Detectando los pines de la placa a los que se conecta el botón de encendido habitual (en la imagen inferior se muestra el ejemplo para la placa Asus Z170 Pro Gaming), con un simple contacto entre ambos con un destornillador, el ordenador se encenderá de la misma forma que con el botón. En caso contrario, siempre se puede comprar un botón normal o uno externo lo que no supondrá más de 5€-15€.

Pines a conectar en placa base Asus Z170 Pro Gaming para encendido

¿Cuánto Ether se puede conseguir con un rig?

Como comentado anteriormente, dependerá siempre del hashrate total del equipo, de la dificultad de minado y del hashrate global de la red. Existen numerosas calculadoras online donde se pueden hacer los cálculos teniendo en cuenta estas variables:

En cualquier caso, en general no permiten configurar detalladamente los parámetros y dan menos flexibilidad para construir escenarios basados en la evolución del precio del Ether, el hashrate o la dificultad, por lo que he construido una calculadora en Excel más funcional que las opciones online. Las celdas en amarillo son configurables y actualizan el resultado que se muestra en la parte inferior donde se calcula la rentabilidad obtenida por día, semana y mes en ETH, USD y EUR.

La calcudora está disponible en Google Drive.


¿Cuánto cuesta realmente montar un rig?

De nuevo, dependerá del tipo de rig y del hardware elegido. A modo orientativo, para un rig “completo” con 6 gráficas y un hashrate de ~150Mh/s la inversión necesaria estimada sería:

  • 1x Placa base: 100€
  • 6x Tarjetas gráficas (450€/tarjeta): 2.700€
  • 2x Fuente de alimentación (150€/fuente): 300€ +10€ (cable para unir dos fuentes)
  • 1x Procesador: 50€
  • 1x Disco duro: 40€
  • 1x RAM: 30€
  • 4x USB risers (10€/riser): 40€
  • 2x Ventiladores (5€/ventilador): 10€
  • 1x Caja artesanal: 50€
  • Total: 3.300€

En resumen, estamos hablando de una inversión importante (+3.000€), que además requerirá mantener el rig trabajando 24/7 y consumiendo energía, lo que puede suponer mensualmente, dependiendo del lugar y del precio de la energía entre 150€ y 200€ al mes. En cualquier caso, con los precios actuales y la dificultad de minado del Ether parece que minar seguirá siendo rentable a corto plazo. A medio plazo (no tiene sentido pensar en el largo plazo hablando de criptodivisas) la rentabilidad dependerá de los cambios en la dificultad, en la evolución del hashrate global y del precio del Ether.

Evolución del hashrate global de la red Ethereum. Fuente: Etherscan.io

Minar, además, permite en caso de bajada de precio del Ether minar otras criptodivisas, pues el hardware necesario es muy parecido. En el peor de los casos, ante crash global en el mercado de las criptodivisas (y, en mi opinión, no son descartables en absoluto importantes bajadas a corto plazo), una de las ventajas de minar es que el hardware siempre seguirá manteniendo gran parte de su valor, por lo que las pérdidas potenciales son relativamente limitadas.

En el próximo artículo, detalles sobre el software necesario, issues a la hora de configurar el rig, cómo unirse a un pool de minado y otros factores a tener en cuenta para poder minar de forma óptima 24/7.

Like what you read? Give Mario Chamorro a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.