La riqueza y la pobreza

Dios rico en Misericordia

Dios creador y dueño del universo no necesita bienes materiales, pero está lleno de Amor y, por eso, de Misericordia.

Dios Creador y Dueño de todas las cosas no necesita de ninguna. Pero el Hijo quiso nacer pobre, vivir pobre y morir pobre, para ayudarnos a desprendernos de los bienes terrenos, que apegan tanto a las cosas materiales.

La Pobreza de Jesús

Nació pobre, vivió pobre, murió pobre. “El hijo del Hombre no tiene ni donde reclinar la cabeza”.

Así proclamó: “Bienaventurados los Pobres, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. Y el Espíritu Santo nos enseña a amar de corazón la Pobreza y a los Pobres.

La pobreza evangélica

Jesús reclamó la pobreza cuando dijo: “dichosos los pobres de espíritu, de ellos será el Reino de los Cielos”. Los religiosos lo imitan, por amor, y muchos laicos cristianos.

Para ayudarnos y socorrernos fraternalmente.

«JESÚS SE HIZO POBRE PARA ENRIQUECERNOS CON SU POBREZA»

Rafael Gallardo García, osa

Obispo Emérito de Tampico

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.