Diálogo, hambre y guachafita.

El 30 de octubre de 2016 inició otro intento de dialogo entre el Gobierno y la oposición, el cual ha sido muy cuestionado por sectores afines a ambas posturas ya que unos lo consideran traición y otros una trampa, unos un pacto y otros una claudicación; particularmente también lo cuestioné ya que me parecía no estaban dadas las condiciones para que mis representantes se sentaran con el enemigo, ello en razón que para negociar yo debo tener algo que quiere mi contra parte y viceversa, y para mí lo único que tenía la oposición era el canguelo que producía la protesta popular como medio para conseguir lo que 7.707.422 de venezolanos anhelan, un cambio de Gobierno.

Diario El Nacional

Luego de dos reuniones entre Gobierno y oposición donde se han conseguido los siguientes acuerdos: Elecciones parlamentarias en el estado Amazonas, respeto a la autonomía de la Asamblea Nacional (AN), elección de 2 nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), liberación de “personas detenidas” y abastecimiento de medicinas y alimentos. Sin duda he llegado a pensar con aún más fuerza que nos vendieron y se dejaron otra vez “fregar” por el Gobierno. Sin embargo, días después me he dado cuenta que esto es otra guachafita política pensando en el futuro, en el 2019 concretamente.

Tal opinión la sostengo por los siguientes aspectos:

En primer lugar basta con ver quienes conforman la mesa del dialogo: El Secretario Ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Chuo Torrealba; el Sub Secretario Nacional de AD, Luis Aquiles Moreno (salvo que estés en política, no tienes ni idea de quien es este tipo), el Alcalde de Sucre; Carlos Ocariz (podría decirse que tercero al bate en PJ luego de Borges y HCR), el Diputado y Director del Comité de Política Internacional del Partido Un Nuevo Tiempo; Timoteo Zambrano y por último, el Gobernador de Barquisimeto; Henri “la joyita” Falcón. Es decir, no están los cuatro grandes, los big boys, los caballos… Capriles, Freddy Guevara, Maria Corina y Henry Ramos Allup.

Esta situación me deja una sensación agridulce ya que el diálogo no es una decisión consensual en la MUD, lo cual ya es bastante grave y que los caballos de los partidos participantes (PJ y AD) no se atreven a correr el riesgo político que tal dialogo implica porque tienen aspiraciones presidenciales, es decir, importa más la cuota de poder que eventualmente podré obtener y no me expongo al escarnio público.

En segundo lugar casualmente, el único acuerdo que se está cumpliendo (parcialmente) es la liberación de presos políticos, lo que a mí me genera la sensación de que en dicha mesa está siendo más importante rescatar a mis soldados que ganar la batalla (conseguir una salida pacifica al gobierno actual).

Y por último, las continuas referencias que aún hacen los políticos (sí, todos los políticos) a que habrá Referéndum Revocatorio en el 2016. Esto puede sonar bonito y es lo que la gente desesperada quiere oír, pero en mi opinión tales afirmaciones son una mentira que se sigue manteniendo porque entonces la propia MUD como tarjeta y coalición de partidos perdería su finalidad, ya que la población escogió unos diputados en la AN en unidad para empezar ese camino de cambio y no tener que esperar hasta el 2019. Entonces si los propios dirigentes de la Unidad te dicen que no habrá RR, surgirá ¿Para qué confié en ti?

En conclusión, estas son las tres razones por las cuales creo surgió la idea del diálogo, prepararse como fuerzas políticas para el 2019, también creo que tal decisión (si llego a estar en lo correcto) es una muy mala idea, porque si hay algún momento para derrocar al chavismo es este, ya que nadie salvo a los que les toca por obligación ($) lo defienden. Ojalá yo me este equivocando y estas 4 personas sentadas allí, que carecen de representación estén haciendo lo que deben hacer, lograr una salida pacifica a la revolución de hambre y guachafita.

El precio de la libertad es la eterna vigilancia — Thomas Jefferson
Globovisión web
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.