Tres historias en 30 segundos

“¡A la cuenta de tres!”- le grita un niño a su abuelo mientras se pone en posición para correr por el parque, con la intención de pasar a través de las palomas que buscan en el suelo la última semilla.
El abuelo sostiene la cámara en las manos y se queda quieto a la espera de la cuenta regresiva.

Del otro lado del parque, frente a la iglesia, está el joven que vende granizadas, con cara de preocupación, platicando con el señor de la carreta de helados.
“No vaya a dejar la escuela”- le dice el señor tocando sin parar la campana de la carreta. “Después a uno le cuesta regresar. Y ya con familia… los patojos no lo dejan a uno…”

A lo lejos se escucha: “¡Tres!”, y un revoloteo se da en el centro del parque. Otros niños salen corriendo, unos con emoción y otros con miedo de ser atacados por las palomas.

La señora que vende boletos de lotería empieza a quejarse: “Que los niños no tienen cuidado”, “¡Ay! se va a caer”, “… qué calor hace estos días, pero hoy más…”, “solo alborotan a los pobres animales”, “yo tenía un canarito, viera…” “compre, yo tengo el de la suerte.”

Y en la foto se ve que detrás del vuelo de las palomas, una señora usa la lista de la lotería como abanico, un niño llora viendo su granizada en el suelo y una niña ríe viendo hacia el cielo cómo aletean las palomas.

Cuántas historias hay detrás de cada personaje, si solo nos detenemos medio minuto a observar… y contar.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.