Comunicología, culturología.

<<[…] yo parto de la idea de que los medios de comunicación no son un puro fenómeno comercial, no son un puro fenómeno de manipulación ideológica, son un fenómeno cultural a través del cual la gente, mucha gente, cada vez más gente, vive la constitución del sentido de su vida. >>

Jesús Martín Barbero

Cuando estudias comunicación en algún momento llega el gran interrogante: ¿Es comunicación o comunicología? Como lo decía en mi texto anterior, resulta demasiado complejo responder a todas esas preguntas.

Entonces te quieren facilitar el trabajo, te explican de una manera algo simple que son Ciencias y Técnicas de la Comunicación porque son muchas ciencias las que interactúan en el campo de la comunicación… y la parte de la técnica, pues… ese es otro punto.

Sociología, antropología, psicología y otros logos entran aquí. Me centro en estas tres porque son de las que más se hablan cuando ves teorías.

La sociología sin duda es un pilar en el entendimiento de la comunicación, sobre todo al momento de hablar de la comunicación masiva y de los medios masivos de comunicación. Es envolver el modelo de comunicación, entenderlo desde el sujeto como parte de una colectividad, pero también está la antropología, el ser completo, lo que conlleva, esa individualidad en la colectividad que es una estructura estructurada estructurante y que, dentro de esa estructura tiene un psique, ahí está la sociología.

¿Entonces cómo entender la comunicología?

***

Así como muchos no pueden hablar de comunicación sin mencionar a Marshall McLuhan, yo no puedo retirarme de esto sin hablar de Pierre Bourdieu. ADVERTENCIA: no soy una experta en él, de hecho lo que me atrae es que siento que no termino de comprenderlo.

Bourdieu encierra pasado, presente y da una visualización del futuro para la comunicación. Sí, desde la sociología.

El hombre, ese sujeto que forma parte de un espacio, que interactúa en un campo. El hombre, ese sujeto que tiene un habitus, que es, de nuevo una estructura estructurada estructurante. El hombre que interioriza el exterior y viceversa. Que es complejo, que no es sólo un robot que reacciona sin más a un estímulo. Pero que, sin embargo, dentro de todo eso que conforma su habitus, permanece el ser social que identifica la lucha de clases y que, siempre actuará de acuerdo a lo propio de la suya.

Toda esa complejidad del hombre tiene también un valor. Dentro de las clases ya no sólo está lo económico sino lo que se consume culturalmente, lo que conforma al hombre. Ese capital cultural, el capital simbólico; con el que también se puede lucrar.

Pierre Bourdieu (tomada de Internet)

Entonces el punto contradictorio y la violencia simbólica. Otros autores hablaron antes de la reproducción de la producción. La forma de hacer que el status quo permanezca. Bourdieu sabe que esto es posible y que pasa. Están las escuelas, los medios, la familia… Entonces Bourdieu entre lo complejo y lo sencillo al comprender la comunicación nos muestra el mapa amplio del Mass Media, pero nos lleva de nuevo hasta ese gran espacio que es el sujeto.

Y ahí también está Barbero:

De lo que se trata […] es de indagar lo que la comunicación tiene de intercambio e interacción entre sujetos socialmente construidos, y ubicados en condiciones que son, de parte y parte aunque asimétricamente, producidos y de producción, y por tanto espacio de poder, objeto de disputas, remodelaciones y luchas por la hegemonía (1999:21)

Es como una ley que al hablar de comunicación hables de juegos de poder, por lo que la comunicación misma significa. Pero además de la comunicación lo que la cultura misma significa en el poder. Todos lo entendieron. (Cof cof, Castells). Comprender y manejar todos esos espacios significa poder, simbólico, económico. Poder es poder. Y no importa los mitos que tengan que presentar, las imágenes que tengan que crear, desde un pato Donald hasta un hombre Starbucks, desde una cultura que se hace híbrida hasta los nacionalismos.

Y todo en la cultura del consumo.

En este punto sólo seré reiterativa. Cultura a información a poder. Entonces la comunicología se tiene que acercar a la culturología o complementarse con esta. No entender las sociedades masivas (no encuentro otro término, pero aclaremos que no debemos verlos como masa) sólo desde lo que el medio le hace al hombre, sino desde lo que este hace con el medio y desde la cultura, ver de nuevo de más lejos sin los medios, y después ver desde cerca al individuo y su contexto. Ya lo dijo Barbero: pensar la comunicación desde la cultura.

Quisiera concluir con una respuesta a las preguntas del principio, pero dejaré el interrogante de si este planteamiento de Barbero (hecho desde los ochenta) es un indicador del camino:

Lo que nos interesa es la propuesta de una teoría social de la comunicación basada en el paradigma de la mediación. Que es aquel modelo ‘que trabaja con intercambios entre entidades, materiales, inmateriales y accionales’ adecuado para ‘estudiar aquellas prácticas en las que la conciencia, la conducta y los bienes entran en proceso de interdependencia’[…]. Un modelo que referido al campo del que nos ocupamos busca dar cuenta de las formas/instituciones que toma la comunicación en cada formación social, de las lógicas que rigen los modos de mediación entre el ámbito de los recursos.. la organización del trabajo y la orientación política de la comunicación, y por último de los usos sociales de los productos comunicativos

Este sea probablemente el último texto que escribo…para cierto profesor en temas de comunicación. Si están leyendo esto, tengan claro que no soy una teórica y que a partir de aquí decidí romper la barrea autor lector y presentarles lo que será probablemente una conclusión de nueve semestres, aunque no fuera de eso lo que se debiera tratar el texto.