DIARIO DE UNA CRISIS

DIA 1 OSCAR

Eva, mi dulce Eva. Nos hemos acostado por fin. Tras una semana detrás de ella por fin ha cedido a hacer el amor conmigo, a unir nuestros cuerpos, a sentir como nuestras lenguas bailaban como las serpientes en celo. Mis manos recorrían su cuerpo ansioso de medir cada centímetro de su piel, medidas que anotaba mentalmente, 90 de sujetador, 80 de cintura, 100 de cadera, como a mí me gusta, una mujer de las de antes, Julio Romero de Torres estaría extasiado con sus pinceles. Sus manos son mágicas, su lengua viperina, se pasea por mi boca rápida y voraz, de la misma forma que rauda y veloz atraviesa mi cuerpo de arriba abajo.

DIA 2

Vaya, parece que Laura esta de morros. No debe notar nada. Estaré pendiente de todos mis detalles. Últimamente la noto algo descuidada. Mira que ella sabe que a mí me gustan las mujeres atentas con su imagen. Me encierro en la ducha y entre los vapores entreveo el cuerpo de Eva, la espuma del gel que cubre mi cuerpo son sus manos, la excitación que siento es algo que escapa de mi dominio. No puedo más que aliviar mis ansias intentando que Laura no me escuche.

DIA 3

He llevado a Eva a un hotel, y la tarde ha sido arrebatadora. Ella es joven, dulce, no tiene compromisos, no tiene hijos, sus dientes son bellos, su pelo es perfecto, la juventud grita su belleza nada más mirarla. Y yo la adoro. Me siento en la cama mientras se viste. Ella me mira y sonríe. — ¿Qué?, Me pregunta juguetona. — Nada bonita, La contesto. Solo con mirarla ya me alimento. Escribo este diario porque con leerlo ya me excito. La recuerdo y la veo en las letras. Lo releo y las palabras se vuelven borrosas llenas de amor y deseo, corriendo me encierro en el baño para aliviar mi tensión sexual y amorosa.

DIA 4

Estoy pensando seriamente en Eva y nuestra relación. Tengo que deshacerme de Laura. Lo nuestro está muerto desde hace mucho tiempo y la que sobra es Laura sin duda alguna. Llevo mucho tiempo buscando la forma de separarme y no veo cómo. Nuestros intereses económicos son muchos y están demasiado unidos, el negocio familiar, la casa de la costa y esta enorme que se empeñó en comprar para llenar de críos. Ahora vacía porque yo no puedo ni quiero tenerlos. Y el deterioro físico que no soporto en ella. Tenemos 51 años los dos. Pero el suyo es muy evidente. Yo voy al gimnasio, me alimento bien, y según Eva me conservo como un jovenzuelo.

DIA 5

Eva, Eva, me volverás loco o me mataras en la cama. Es insaciable. Loca insaciable con sus veinticuatro años que nunca se cansa de ir de compras, beber cava, pedir caprichos caros y de follar. Y ahí estoy yo al pie del cañón. Menos mal que mi médico de confianza me ha dado unas pastillas de moda para aguantar a este torbellino en la cama. Y sinceramente yo no le hago ascos. Me vuelve loco de deseo con sólo recordar cómo se pega a mi cuerpo, como me besa con esa calma, me agarra las mejillas, saborea mis labios con su lengua, despacio, mordisquea, y juega mientras yo me muero de ganas de que me deje actuar. Ella le gusta dominar. Y yo me dejo.

DIA 6

Hoy tengo que estar con Laura. Su madre se ha puesto enferma de repente y es la dueña de la empresa. Aquí no hay más excusas. Yo soy el director general y debo cumplir. Solo tengo una idea en la mente, Eva. Mi móvil en silencio solo vibra y vibra sin cesar. Imagino que es ella mandando mensajes y llamándome. Estará como una fierecilla. Quedamos para irnos a pasar el día a la montaña. Comida en un buen restaurante y hotel de lujo. La imagino rompiendo cosas y echando pestes por su boca. El lunes la compraré algo caro y se contentará. Laura está preocupada. Yo en un rincón escribiendo, he puesto la excusa de que termino un trabajo de la empresa.

DIA 7

Eva me ha dejado. Estoy hundido. Me he escapado del hospital para verla y la he propuesto irnos a vivir juntos para calmarla. Su contestación me ha dejado paralizado. — ¿tú estás loco? Soy libre, no tengo ataduras, no me ato a nadie, somos amigos y no tengo compromisos contigo. Vete al hospital que te espera tu mujer. Hasta luego.

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*

DIA 1 LAURA

Oscar la ha vuelto a liar. No han pasado dos meses y ya está liado con otra cría. Ya estoy harta. Pensaba que no iba a encontrar este diario porque lo escondiera tan bien. ¡Santo cielo! Pero que iluso es. ¿Cómo puede pensar que soy tan estúpida? Pero de esta no paso. Ahora mismo me voy a casa de mi madre y zanjamos este asunto. No pasaré casada con este memo ni un mes más. Y se llevara la sorpresa de su vida.

DIA 2

¡Por favor! Otra vez está masturbándose en el baño. Como si no se le oyera. Qué asco da. Me dan ganas de grabarle y ponerlo en el hilo musical de la empresa. En fin, la conversación con mi madre ayer fue agridulce pero muy positiva. Ya se están haciendo las gestiones oportunas y pronto seré libre de este hombre sin sentimientos. No le voy a criticar por su opinión sobre mi imagen. Bastante lastima sobre sí mismo debe de tener ahora y en el futuro. Mis planes son bastante bonitos como para enturbiarlos con memeces.

DIA 3

¡Vaya! No cambia, dientes, pelo, diría yo que está en una subasta de ganado. Me lo tomo con humor porque es lo que mejor me hace para mis planes. Lo que realmente me sorprende es que aguante tanto en la cama. Si señor Oscar, te admiro por ello, aunque conociéndote, creo que aquí hay truco. Yo por mi parte ya tengo la mitad de mi vida futura arreglada y la mitad de la casa vacía. Y tú con tu obsesión “Eva” sin darte cuenta. Que lastima me das.

DIA 4

Jajajaja, es que no puedo más que reír, reír, cuando leo lo de hoy. Pienso en mis planes, en lo que se te viene encima y sonrío.

DIA 5

¡Ya decía yo! Así que te atiborras de Viagra. Y con la tensión alta como la tienes. Madre mía, pues tu iras al cementerio cualquier día y tu medico de confianza al tribunal. Lo que hacen los hombres inconscientes. Me entristece mucho que hayamos quedado así, después de los años pasados, de nuestro noviazgo tan bonito y los primeros cinco años de casados. Así es la vida.

DIA 6

A mi madre le ha dado una arritmia y está en el hospital por culpa de Oscar. Y tengo que disimular para no estrangularle aquí mismo. Hasta que el notario no cambie el testamento, los abogados terminen con los papeles de la empresa y los firme mi madre poniendo a mi marido como empleado común, no puedo decir nada. La rabia y la furia me carcomen por dentro mientras le veo en ese rincón escribiendo en su diario. Estúpido engreído.

DIA 7

La suerte está de mi parte. Mi madre ha mejorado y ha llamado a los abogados que vengan al hospital. Yo amablemente he dicho a Oscar que se vaya a descansar y se tome la mañana o el día libre. Aprovecharemos para zanjar el asunto de la empresa y cuando le den el alta a mi madre iremos directamente al notario para terminar con todo esto. Adiós Oscar. Que te vaya bonito.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.